Escuela de repostería de Irpa Irpa tiene 120 graduadas

Escuela de repostería de Irpa Irpa tiene 120 graduadas

Escuela de repostería de Irpa Irpa tiene 120 graduadas

BUSCAN ABRIR MERCADOS Y GENERAR UNA EMPRESA LOCAL

Más de 100 esposas de trabajadores de la Cooperativa Boliviana de Cemento, Industrias y Servicios (COBOCE Ltda.) han puesto en marcha una escuela de repostería de alto nivel en la población de Irpa Irpa (provincia Capinota).

La iniciativa promueve la preparación y comercialización de alimentos de calidad con alto nivel nutritivo.

“La apuesta es grande y ambiciosa”, confiesa la trabajadora social de COBOCE Yolanda Borges Flores, quien promueve, desde el año 2012, actividades de repostería y asistencia familiar con las amas de casa de los trabajadores de la cooperativa y población civil en general de Irpa Irpa, donde se halla la fábrica de cemento de la cooperativa.

La escuela funciona en predios próximos a la sede del Sindicato de Trabajadores de COBOCE Cemento, con dos profesoras que se encargan de dictar el curso de repostería en cuatro módulos.

El primer módulo está dedicado a preparar alimentos básicos, como frituras y queques. En el segundo nivel, que es más especializado, se preparan empanadas, pucacapas, y otros. El tercer curso está ligado a la producción de diversos tipos de tortas y decorados. El último módulo es de repostería fina de alto nivel, explicó Maritza Lima, una de las profesoras de la escuela.

Durante 90 días, las alumnas reciben “instrucción cerrada” para conocer cómo y bajo qué condiciones se preparan mejor, por ejemplo, tortas de novia, tortas para bautizo de bebés, alfajores e, incluso, queques marmolados, complementa Borges.

FERIA EXPOSICIÓN

Decididas a hacer “empresa y mejorar la alimentación de la familia”, las primeras 120 señoras que terminaron los cursos de repostería montaron ayer la primera Feria Exposición de Repostería para mostrar, con resultados, lo que pueden hacer.

Divididas en tres áreas, masas fritadas (buñuelos, empanadas tucumanas, empanadas de queso), masas de horno (queques marmolados, alfajores, empanadas) y tortas (para matrimonio, cumpleaños y bautizos), las mujeres deleitaron a los asistentes al evento con varios sabores y dejaron a más de uno con la “boca abierta” por la creatividad y la presentación de la repostería que prepararon.

“Estoy realmente sorprendido y sepan que tienen todo el apoyo de COBOCE para seguir trabajando con el mismo interés”, señaló a las expositoras el subgerente de la planta de cemento de la cooperativa, Félix Delgadillo.

A su turno, el secretario general del Sindicato de trabajadores de COBOCE Cemento, Milton Huayta, anunció que “están decididos a apoyar la escuela e impulsar, con nuevas actividades, los cursos de repostería”.

En el sindicato el número de afiliados llega a 480; por lo tanto, “si todos cooperamos esto va crecer para beneficio de todos, incluso del pueblo”, afirmó el dirigente.

Huayta estrenó, de esta manera, el cargo que delegaron a su favor los trabajadores de la cooperativa de cemento por los próximos dos años.

INDEPENDENCIA

Las familias que decidieron levantar los cimientos de la escuela de repostería en Irpa Irpa tienen un objetivo: “tener independencia económica”, reveló Borges.

“Lo que estamos haciendo en favor de todas es brindarles una opción más de ingresos económicos, para que no dependan solamente del esposo, de tal manera que puedan generar ingresos propios comercializando los productos en el pueblo y en la ciudad”, comentó la trabajadora social.

De hecho, más de una de las inscritas a la escuela “vendió salteñas a la empresa después de que terminó los cursos, lo que significó para ella recursos económicos adicionales”, declaró Borges.

Las estudiantes solicitaron a la gerencia de COBOCE Cemento y al sindicato apoyo para contar también con cursos de gastronomía.

Opiniones:

Milton Huayta: Secretario General Sindicato COBOCE Cemento

El sindicato está apoyando las actividades de repostería y ahora pensamos crear una escuela para que las amas de casa puedan capacitarse mejor. Tampoco está lejos que podamos impulsar la creación de una escuela de gastronomía. Todo dependerá de las actividades.

Jova Lacoto: Alumna y ama de casa

Recién acabo de terminar el curso de repostería de tortas y me sirvió de mucho, porque aprendí hacer diversos tipos de masas que ahora pongo en práctica. Además tengo una tienda donde comencé a vender mis productos para que la gente los compre y pueda disfrutar de sabores únicos. Seguiré capacitándome.

Zulema Callejas: Alumna en tortas

Los cursos de capacitación en repostería me ayudaron mucho a mejorar lo que conocía, rudimentariamente. Ahora junto a mi hija trabajo con más profesionalismo y tengo oportunidad de vender mi producto a cualquier persona que decida comprarlos. Generar dinero adicional es mi mayor satisfacción.

Félix Delgadillo: Subgerente de planta

Me he quedado con la boca abierta. Estoy realmente impresionado con lo que he visto y degustado. Al principio, tuve una sensación diferente de que el proyecto no iba a caminar, pero ahora las cosas son diferentes y en COBOCE se aprobó un presupuesto para respaldar esta iniciativa como parte de la Responsabilidad Social Empresarial.

Leave a Reply

Your email address will not be published.