Tag Archives: Medio ambiente

Región avanza para lograr un acuerdo ambiental


Región avanza para lograr un acuerdo ambiental

 

Delegados de 22 países de América Latina y el Caribe, que se adhieren a la declaración sobre la aplicación del Principio 10 de la Declaración de Río sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, comenzaron en Santo Domingo, República Dominicana, una reunión de cuatro días en la cual darán un nuevo impulso a la negociación de un acuerdo regional sobre estas materias.

La Cuarta Reunión del Comité de Negociación del Acuerdo Regional sobre el Acceso a la Información, la Participación Pública y el Acceso a la Justicia en Asuntos Ambientales en América Latina y el Caribe es organizada por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y el Gobierno de República Dominicana, a través de sus Ministerios de Relaciones Exteriores (Mirex) y Medio Ambiente y Recursos Naturales.

En la sesión inaugural estuvieron presentes Bautista Rojas, ministro de Medio Ambiente y Recursos Naturales de República Dominicana; Patricia Abreu, viceministra para la Cooperación y Asuntos Internacionales del mismo ministerio; José Luis Samaniego, director de la División de Desarrollo Sostenible y Asentamientos Humanos de la Cepal; Dolores María Duverges, subsecretaria de Planificación y Ordenamiento Ambiental del Territorio, del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de Argentina (en representación de la Mesa Directiva); Natalia Gómez y Euren Cuevas, representantes del público, y Andrés Navarro, ministro de Relaciones Exteriores de República Dominicana.

El ministro Bautista Rojas señaló que «la importancia que reviste la aplicación del Principio 10 de la Declaración de Río para lograr un equilibrio adecuado de las realidades y requerimientos ambientales con las necesidades de avance de nuestros pueblos».

En su intervención, José Luis Samaniego hizo un llamado a los países a participar en la negociación del futuro acuerdo regional que garantice el acceso a la información, la participación y justicia ambientales, con ambición, responsabilidad y sentido de urgencia que el tema merece. «Es evidente que el estilo de desarrollo dominante en América Latina y el Caribe es insostenible», señaló en referencia a los profundos desequilibrios económicos, sociales y ambientales que afectan hoy a la región.

«Este proceso es un ejemplo claro de que los países de nuestra región pueden, bajo un enfoque de concertación, autonomía, progresividad, cooperación y fortalecimiento de capacidades, enfrentar desafíos globales y reforzar la gobernanza ambiental contribuyendo al progreso social y económico, así como a la sostenibilidad ambiental», agregó Samaniego.

Al hablar en nombre de la Mesa Directiva del proceso de negociación, Dolores María Duverges recalcó que hoy tienen una oportunidad excelente de concertación para llevar adelante este acuerdo regional. En referencia a la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y sus 17 objetivos (ODS) «aprobados en 2015 por todos los países miembros de las Naciones Unidas- indicó que muchos de ellos tienen que ver con el tema ambiental y, en ese sentido, el Principio 10 está íntimamente relacionado con el logro de esta Agenda. «Por eso, avanzar en este acuerdo (sobre el Principio 10) es también avanzar en la Agenda 2030», remarcó.

La Cepal ejerce la secretaría técnica en la negociación de un acuerdo regional sobre el Principio 10, el cual se espera finalizar en diciembre de 2016.

4 desafíos ambientales para combatir el cambio climático


4 desafíos ambientales para combatir el cambio climático

 

Las ciudades de América Latina y el Caribe (LAC) se enfrentan constantemente a fenómenos naturales que por el impacto generado en el medio ambiente y las personas, representan desafíos fundamentales para la región. En los últimos años, quienes vivimos en estos países, hemos sido testigos de cómo se han ido modificando los patrones climáticos, tormentas, lluvias e inundaciones en temporadas inusuales. El aumento en la frecuencia de fenómenos meteorológicos se estaría produciendo como consecuencia del cambio climático.

Ante esta situación, la región debe orientar sus políticas a disminuir estos efectos en cuatro aspectos elementales:

1- Gestión de Residuos

Un adecuado manejo de residuos por parte de la población. Fomentar la cultura del reciclaje y de aprovechamiento energético como uso alternativo de los desechos, siendo los rellenos sanitarios la opción principal como medida para la eliminación de residuos.

Un mal manejo de la basura contribuye en un aumento de enfermedades respiratorias, infecciones en la piel, además, favorece la aparición de transmisores de enfermedades como el mosquito, vinculado al dengue, ZikaVirus y la Chicungunya, y la multiplicación de  roedores, aumentando los efectos negativos sobre la salud de las personas y el medio ambiente.

2- Gestión del Agua

Gestión integrada y sostenible de los recursos hídricos, haciendo un mejor manejo en la gestión de residuos, sin que se afecten las aguas subterráneas de donde obtenemos grandes cantidades de agua potable.
Lograr la reducción del consumo de agua por habitantes es un reto para la región LAC como medida para contrarrestar la seria amenaza en seguridad, estabilidad y la sostenibilidad ambiental y humana, LAC se considera la región con mayor índice de consumo de agua, tanto para uso doméstico, como para la agricultura.

3- Gestión del Transporte

Acortar la brecha entre la oferta y demanda de transporte otro de los desafíos. En LAC, el sector transporte sobresale por su importancia, se considera en un 31% las emisiones ligadas al uso de combustible, la más alta comparada con otras regiones del mundo.

4- Gestión de la Calidad del Aire

 En su edición 2012 del Clean Air Institute titulado: La Calidad del Aire en América Latina: Una Visión Panorámica sostiene lo siguiente en relación a esta cuestión ¨La mala calidad del aire tiene un impacto negativo en el desarrollo social y económico, afectando la competitividad económica de los países¨ Adecuar los niveles de contaminación atmosférica tomando en cuenta las cuestiones anteriores, ya que inciden directamente sobre la calidad del aire en LAC.

Sobre el Autor Invitado: Eridania Bidó Fernández, @eridaniabidof

Máster en Alta Gerencia Pública, Especialista en Función Pública y Gestión de la Calidad, Co-Fundadora y VP Ejecutiva CPDL-RD, Redactora para Política Comunicada, más de 10 años de trayectoria profesional a nivel público.

 

Más de 165 países firman hoy el Acuerdo de París sobre Cambio Climático


Más de 165 países firman hoy el Acuerdo de París sobre Cambio Climático

22/04/2016 

tierra 1

Más de 165 países firmarán hoy el Acuerdo de París sobre Cambio Climático, el instrumento internacional adoptado en diciembre pasado en la capital francesa con el objetivo de mitigar ese fenómeno. En una ceremonia en la sede de la ONU en Nueva York que reunirá a unos 60 jefes de Estado y de Gobierno, el Acuerdo se convertirá en el documento que más rúbricas reúna en el día de su apertura a la adhesión de los Estados.

La firma es el primer paso para mostrar el compromiso de los países de reducir las emisiones contaminantes y disminuir el aumento de la temperatura global a menos de 2º Celsius para el fin de este siglo.

La Secretaria Ejecutiva de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, Christiana Figueres, destacó la seriedad de los gobiernos para afrontar un fenómeno que afecta a todo el planeta. “Ha habido una transformación de la voluntad política no solo de los gobiernos, sino de la voluntad política incluso del sector privado y de la sociedad civil, de finalmente hacerle frente a este reto”, dijo.

El Acuerdo de París entrará en vigor 30 días después de que lo hayan ratificado un mínimo de 55 Estados que juntos produzcan al menos un 55% de las emisiones globales.

Hasta el momento trece países han anunciado que ratificarán mañana mismo el instrumento, la mayor parte de ellos son Pequeños Estados Insulares en Desarrollo.

Día Mundial de la Tierra

En el evento, que se celebra coincidiendo con el Día Mundial de la Tierra, España estará representada por la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y la ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, ambas en funciones.

La escasez de agua impulsa la innovación en el sector privado


La escasez de agua impulsa la innovación en el sector privado

Duncan Gromko

La protección de áreas proveedoras de agua a través de fondos de agua destaca una manera innovadora de estimular el crecimiento verde impulsado por el sector privado. Gracias a la escasez de agua en Sao Paulo, Brasil, la región tiene un mejor conocimiento de la importancia de asegurar una fuente de agua en ciudades grandes. El abastecimiento de agua está vinculado a la deforestación y al mal manejo de cuencas.

En respuesta, el Nature Conservancy (TNC por sus siglas en ingles), en asociación con el BID, la Fundación de FEMSA, y el Fondo para el Medio Ambiente Mundial, estableció fondos de agua para invertir en algunas cuencas municipales de América Latina. El TNC estableció el primer fondo en Quito, Ecuador; ahora hay programas de reforestación en Colombia, Brazil, Mexico, y Panama. Colectivamente estos fondos han invertido en la conservación de siete millones de  acres de cuencas y en la mejora al acceso de agua de casi 50 millones de personas.

¿Cuál es el papel del sector privado? En América Latina, muchos sistemas municipales de agua son manejados por empresas privadas. Proveen servicios de agua a los residentes a cambio de pagos. Y sus negocios son afectados por las sequias y la mala calidad de agua.

En la reciente conferencia Foro Global de Crecimiento Verde en Santiago de Chile, escuché de Aguas Andinas, la compañía que maneja el abastecimiento de agua de Santiago. La empresa enfrenta varios desafíos interrelacionados: el aumento de sedimentación en agua, falta de suficiente lluvia, y, cuando si hay lluvia, tormentas más fuertes. La sedimentación, por ejemplo, puede interrumpir los servicios que Aguas Andinas provee a sus clientes.

En respuesta a estos desafíos, Aguas Andinas está considerando como puede invertir en un fondo de agua que apoya a proyectos para restaurar cuencas y de la misma manera también restauran la fuente de agua de la cual depende Aguas Andinas. Hay un vínculo directo entre la salud de la empresa y la salud de la cuenca Maipo.

Además de los beneficios para Aguas Andinas y los residentes de Santiago, un programa así también mejoraría la captura de carbono y proveería un hábitat para la fauna silvestre.  Es cada vez más evidente que el manejo de agua es una oportunidad para beneficios compartidos entre las empresas, la sociedad, y el medio ambiente.

La disponibilidad de agua en las ciudades


La disponibilidad de agua en las ciudades

Oscar Alonso Fernández Taborda

La incertidumbre en la disponibilidad del agua causada por el cambio climático, los conflictos y los desastres naturales sobre los sistemas urbanos de abastecimiento de agua, sumado al rápido crecimiento de la población urbana y  la industrialización, nos obligan a pensar cómo responder a este gran desafío para las ciudades.

Las cifras que dan cuenta del crecimiento urbano y su relación con el agua, son bien elocuentes de por sí. Según la ONU  “la mitad de la humanidad vive hoy en ciudades, y dentro de dos décadas, casi el 60% de la población mundial vivirá en zonas urbanas. El crecimiento urbano es más rápido en el mundo en desarrollo, donde las ciudades ganan un promedio de cinco millones de habitantes cada mes. El 77% de la población de América Latina es urbana y las tasas de urbanización siguen subiendo. Las ciudades están creciendo debido al crecimiento vegetativo de la población urbana (50%), así como a la reclasificación de las zonas rurales como áreas urbanas (25%) y a la migración de los pueblos a las ciudades. El crecimiento explosivo de la población urbana plantea unos retos sin precedentes, entre los cuales el suministro de agua y el saneamiento son los más urgentes y los que se sienten de forma más dolorosa cuando no se tienen. La falta de agua potable y saneamiento trae como consecuencia enfermedades como la diarrea, y brotes de malaria y cólera”.

Si a esta difícil relación entre el crecimiento exponencial de la población urbana y la disponibilidad del agua, le sumamos el impacto del cambio climático, la situación se torna más compleja, pues ya está afectando los recursos hídricos y su gestión en diversas regiones, dado que el calentamiento global impacta los ecosistemas y la biodiversidad del planeta y, por tanto, la vida y al bienestar de las personas. El panorama no es nada halagüeño si recordamos que el aumento de la temperatura global trae consigo cambios en los patrones y distribución de las lluvias, por los cambios en la humedad del suelo, la velocidad del deshielo de los glaciares, la carga de los acuíferos y el caudal de los ríos, entre otros.

Es una verdad de a puño que los recursos hídricos y su gestión afectan prácticamente todos los aspectos de la economía y de la sociedad; en particular, el funcionamiento de los ecosistemas, la salud, la producción y la seguridad alimentaria, así como igualmente el abastecimiento de agua para consumo humano, la energía y la industria.

Ante este cuadro tan inquietante, ¿cuál es nuestro deber?

Primero: es fundamental hacer una gestión sostenible del recurso agua.  Ante las consecuencias ya comprobadas del cambio climático, es necesario adaptarse a la creciente variabilidad y cambios del clima mediante una mejor gestión del agua y moderando sus posibles daños. Cualquier medida de adaptación, en todo caso, exige primero evaluar los posibles efectos adversos, particularmente para el medio ambiente y la salud.

Segundo: la agricultura y las ciudades, que requieren grandes cantidades de agua, no pueden ser sostenibles sin garantizar una protección de las fuentes primarias del recurso que en su mayoría son los páramos, nuestras  grandes “fábricas de agua”, para países como Colombia esto es prioritario ya que este país posee el 60% de los páramos del mundo. Los páramos deberían ser declarados “santuarios naturales”, hoy la mayoría están amenazados por proyectos mineros, ya que allí hay gran reservas de oro. Por ello la “gran esperanza” es que prime la razón de preservar un recurso natural invaluable y vital para la vida frente a una explotación de beneficio particular.

Oscar Alonso Fernández Taborda, Ingeniero Electricista en la universidad Nacional de Colombia; Maestría Economía de los Recursos Energéticos y Naturales, en la Universidad Nacional de Colombia; Especialista en Estudios Políticos de la universidad EAFIT. Experto en mercado eléctricos y su regulación, participo en la elaboración de la metodología de para proyectos de generación MDL conectados a la red. Es el enviado especial de EPM a las cumbres de cambio climático: Copenhague (Dinamarca), Cancún (México) y Durban (Sudáfrica), así como en el cumbre de desarrollo sostenible Río +20, alienta las discusiones en torno a la sostenibilidad y energías renovables en Colombia.  Actualmente es especialista en Investigación y Desarrollo Energía en EPM.