Artículos Relacionados

20 cosas que hace una empresa líder en RSE


20 cosas que hace una empresa líder en RSE

* Fernando Legrand

2016 se va poniendo en marcha, y eso implica empezar a ver florecer nuevos estudios, investigaciones, opiniones y enfoques de contexto que pueden servir como hoja de ruta, tendencia (o simplemente, información) para la Gestión Responsable en este año.

En los últimos días de Febrero, se conoció un Informe de Investigación Multisectorial sobre el “Estado de la Responsabilidad Corporativa de la Gran Empresa en España”, elaborado por el Club de Excelencia en Sostenibilidad.
Más allá de los datos, que pueden servir de faro para tener de referencia hacia las empresas de Latinoamérica, el Informe deja una serie de conclusiones que son las que quiero compartir en este post. Son 19, y me he tomado el atrevimiento de agregar una más (la última), sólo para hacer el número redondo de 20:

1. La empresa alinea su estrategia empresarial con las oportunidades y riesgos identificados relacionados con la responsabilidad corporativa que pueden tener un impacto sustancial en su actividad y para ello ha establecido una estrategia de RC transversal para integrar dichas oportunidades y riesgos en la estrategia de negocio.

2. La empresa cuenta con política o políticas específicas sobre responsabilidad corporativa que incluyen prácticas concretas en cuestiones relacionadas con todos los grupos de interés.

3. Dispone de un sistema integral de riesgos que comprende los financieros (incluyendo los pasivos contingentes y otros riesgos fuera de balance) y no financieros (operativos, tecnológicos, legales, sociales, medioambientales, políticos y reputacionales) a los que se enfrenta la empresa y se aplica tanto a los riesgos de procesos internos como a aquéllos del sector al que pertenece la empresa.

4. Tiene un CSO (Chief Sustainability Officer)/ Director de RC que depende directamente del primer ejecutivo y, además, una comisión interna de RC.

5. Existe un Cuadro de Mando Integral o similar que se presenta periódicamente a la Alta Dirección y sintetiza los indicadores de responsabilidad corporativa.

6. Conoce y cuantifica con carácter general los resultados tangibles e intangibles de las actuaciones de responsabilidad corporativa que desarrolla la empresa. En el 20% de los casos, los resultados ligados a desempeño en materia de RC están vinculados a retribución variable de, al menos, la alta dirección.

7. Todos los grupos de interés están identificados, segmentados y priorizados y se mantienen procesos periódicos de diálogo y se tienen en cuenta sus expectativas.

8. Comunican sus prácticas de responsabilidad corporativa en la web, intranet y, sobre todo, lo que diferencia a una empresa líder de otra que no lo es, es que participa en foros y estudios con otras empresas y organizaciones.

9. Existen directrices sobre comunicación responsable, hacia la construcción de una imagen de marca y empresa responsable.

10. La responsabilidad corporativa es un criterio específico para la calificación y selección de proveedores, de manera que las empresas líderes no efectúan compras a proveedores que no cumplen los criterios exigidos de responsabilidad corporativa.

11. Existe un sistema integral de gestión de la ética que incluye código ético, acciones formativas e informativas y herramientas para prevenir, identificar, gestionar y minimizar los posibles incumplimientos (mecanismos de prevención).

12. La empresa dispone y ha implantado una política de comunicación y contactos con accionistas, inversores institucionales y asesores de voto (“proxy advisors”) plenamente respetuosa con las normas contra el abuso de mercado y da un trato semejante a los accionistas que se encuentren en la misma posición, en la totalidad de los casos en que esta pregunta resulta aplicable. De ellos, el 80% hace pública dicha política a través de su página web, incluyendo información relativa a la forma en que la misma se ha puesto en práctica e identificando a los interlocutores o responsables de llevarla a cabo. El Plan de Pensiones, al menos en la mitad de aquéllas que lo tienen, sigue principios de Inversión Socialmente Responsable, en un porcentaje superior al 5%.

13. Ha definido una estrategia de reducción/compensación de emisiones de gases de efecto invernadero y lucha contra el cambio climático.

14. Dispone de un plan de gestión, minimización y reciclaje para todos los residuos.

15. Existe un Plan Estratégico de Acción Social y contempla sinergias entre las acciones de Responsabilidad Corporativa y mecenazgo; en cuanto a este último merecen especial mención las prácticas de mecenazgo cultural.

16. Realiza innovación responsable con presupuesto y recursos específicos.

17. Cumple todos los aspectos de la Ley de Igualdad y han elaborado e implantado una política de conciliación y se evalúa su implantación; tienen, además, un plan de diversidad en la empresa o acciones de promoción de la diversidad e integración laboral y supresión de toda forma de discriminación.

18. Evalúa sistemáticamente las necesidades de formación y de capacitación de sus empleados para llevar a cabo las estrategias de la empresa para todos los tipos de formación, y no sólo con aquéllos que tienen que ver con el negocio.

19. Existen proyectos y actividades para la mejora de la salud de sus empleados y la mejora de sus hábitos de vida, y se evalúan el resultado de tales iniciativas

Y el agregado:

20. Que ejerza ese Liderazgo que se le atribuye a partir de estas 19 características a través de un mayor involucramiento con sus partes interesadas y cadena de valor, haciendo visible sus logros a través de la Academia y de Organizaciones que promueven la Agenda Global, como las Naciones Unidas.

Para descargar el Estudio sobre el “Estado de la Responsabilidad Corporativa de la Gran Empresa en España”, clic aquí.

Los 16 puntos acordados para controlar el virus Zika


Los 16 puntos acordados para controlar el virus Zika

Por Cecilia Martinez Gomez

El virus Zika ha afectado a personas de 28 países y territorios de la región de América Latina y el Caribe hasta día de hoy. Según estimaciones realizadas por la Organización Panamericana de la Salud (OPS), a fines del año 2016 la región de las Américas tendrá aproximadamente 4 millones de casos de infección. Este problema es particularmente complejo ya que la enfermedad podría estar asociada a consecuencias graves como la microcefalia (riesgo en el primer trimestre del embarazo), aunque dicha asociación aún no está confirmada.

Lo que si está confirmado es que desde su llegada a la región se vio la necesidad de actuar conjuntamente para dar respuesta a esta epidemia internacional de las siguientes formas:

  • Priorizar la prevención y control del vector Aedes Aegypti (mosquito que transmite la enfermedad) erradicando criaderos y educando a la población.
  • Investigar la relación entre el virus Zika y la microcefalia y/o el síndrome de Guillain-Barré.
  • Profundizar en el desarrollo de nuevas tecnologías para el diagnóstico, prevención y tratamiento de la infección por el virus Dengue, Chikungunya y Zika.

Para lograr estas tres iniciativas urgentes, 14 Ministros y Ministras de salud del MERCOSUR y Estados Asociados y de la CELAC firmaron un acta que incluye 16 puntos pensados como  primera guía para erradicar el virus Zika:

  1. Readecuar a partir de las experiencias adquiridas las estrategias de gestión integrada de dengue a otras enfermedades transmitidas por el vector, como medida principal para enfrentar la epidemia regional.
  2. Fortalecer el rol de la autoridad sanitaria para coordinar la respuesta integrada a la epidemia, que involucre a todos los niveles de gobierno y garantice el alcance nacional de la misma. Esto podrá implicar la necesidad de disponer de presupuestos adicionales.
  3. Ratificar en ese sentido, el valor significativo que el comportamiento de la población tiene para garantizar el éxito de todo tipo de campaña encaminada a controlar y prevenir al vector.
  4. Diseñar y ejecutar campañas de educación para el control vectorial, dirigidas a la preparación de la población, fomentando su conocimiento y adhesión a las acciones de salud pública y compartir experiencias exitosas entre los países.
  5. Fortalecer los mecanismos de comunicación que posibiliten una información precisa y actualizada de la situación epidemiológica, notificando los riesgos sanitarios de acuerdo a lo establecido en el Reglamento Sanitario Internacional.
  6. Establecer un sistema de información de fácil acceso, en los puertos, aeropuertos y pasos de frontera, que orienten a los ciudadanos sobre las medidas de prevención y control que están desarrollando los países de acuerdo a su situación epidemiológica.
  7. Coordinar las acciones para adecuar la respuesta de salud pública para la vigilancia y control de las enfermedades trasmitidas por el vector: Dengue, Chikungunya y Zika.
  8. Generar capacidades y apoyo recíproco para el diagnóstico epidemiológico, clínico y laboratorial de casos de Zika.
  9. Considerar la inclusión en las rondas de negociación de compras conjuntas de medicamentos de alto costo, aquellos necesarios para el tratamiento del síndrome de Guillain-Barré.
  10. Fomentar acciones permanentes y colaborativas para generación de conocimiento por medio de investigación y desarrollo de nuevas tecnologías para el diagnóstico, prevención y tratamiento de la infección por el Zika y sus consecuencias sobre la salud de la población.
  11. Diseñar protocolos y directrices clínicas para el tratamiento de las enfermedades trasmitidas por el vector y sus consecuencias.
  12. Contribuir a la actualización del personal de salud en la prevención y tratamiento de las infecciones causadas por los virus Zika, Dengue y Chikungunya.
  13. Fortalecer la atención primaria con servicios de atención integral en el neonato y primera infancia, con énfasis en la estimulación precoz de los niños y niñas con microcefalia.
  14. Promover la cooperación horizontal, sur-sur entre los países de la región en estrecha articulación con la OPS/OMS quien se compromete en elaborar protocolos y directrices técnicas en diferentes áreas, como vigilancia, comunicación de riesgo y manejo clínico de pacientes, a través de la conformación de un equipo de expertos de la región. En tal sentido, la Directora de OPS/OMS asume en esta reunión el compromiso de apoyar estas líneas de acción.
  15. Solicitar a la Cooperación Internacional la orientación de recursos que fortalezcan las acciones previstas en la estrategia definida en el marco de la presente Declaración.
  16. Crear un Grupo Ad Hoc de seguimiento de la emergencia, dependiente de la Reunión de Ministros de Salud (RMS) para estudiar, monitorear y establecer las recomendaciones que correspondan. Este Grupo estará coordinado por la Presidencia Pro Tempore en ejercicio y rendirá su primer informe en la próxima Reunión Ordinaria de Ministros de Salud del MERCOSUR.

Desde donde estés, infórmate sobre las diferentes maneras que tienes para erradicar el mosquito y prevenir la propagación del virus. ¿Tu país está afectado por el virus? ¿Qué están haciendo las autoridades para eliminarlo? Cuéntanos en la sección de comentarios abajo o mencionando a @BIDgente.

Cecilia Martinez: es consultora en comunicaciones en la División de Protección Social y Salud del Banco Interamericano de Desarrollo.

Las alternativas energéticas, claves del desarrollo de la smart city


Las alternativas energéticas, claves del desarrollo de la smart city

Las ciudades inteligentes y su estrecha relación con la energía, han sido los aspectos tratados en el seminario ‘Ciudades inteligentes: aspectos energéticos y ambientales’, celebrado este miércoles en Madrid. En él, profesionales tanto de la administración pública como de universidades y empresa privada, debatieron sobre alternativas energéticas, el uso de las TIC y la eficiencia en la gestión de los recursos urbanos.

En este sentido, el consejero técnico de Economía y Empleo del Ayuntamiento de Madrid, Enrique López Galán, explicó el funcionamiento del sistema de adquisición y explotación de datos (SAED). Se trata de una herramienta que integra toda la información generada en las distintas etapas de gestión de los residuos sólidos urbanos de Madrid para poder luego ser utilizada tanto para fines técnicos como económicos y administrativos.

Con más de 3.340 toneladas diarias de entradas de residuos, el parque tecnológico de Madrid recupera más de 234 t/día de materiales reciclables, genera más de 567 MWh al día de energía e inyecta en la red gasista más de 16.574 Nm3 diarios de biometano. De generación de energía pero gracias a la presión del agua del sistema público, habló el subdirector de Depuración y Medio Ambiente del Canal de Isabel II, Miguel Ángel Gálvez.

Gálvez señaló que la Comunidad de Madrid es una referencia mundial en la instalación de micro-turbinas en las redes de distribución de agua de consumo humano. Su progresiva implantación ha alcanzado una capacidad de producción superior a los 6.000 GWh/año equivalentes a una reducción de emisiones superior a 1.000 toneladas de CO2 al año.

Uso de las TIC con el foco en la sostenibilidad

En el área relacionada con el transporte, el director del Centro de Investigación del Transporte (TRANSyT) de la Universidad Politécnica de Madrid, Andrés Monzón, presentó aplicaciones y sistemas inteligentes en las que la integración de las TIC, desde un punto de vista intermodal, permite integrar la gestión del tráfico vial y el transporte público para gestionar de forma más eficiente la movilidad en áreas urbanas. La información intermodal entre los gestores del sistema de transportes y los ciudadanos permite reducir la congestión, la contaminación atmosférica y la emisión de gases de efecto invernadero.

Por su parte, la profesora del Departamento de Transporte y Territorio de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de la Universidad Politécnica de Madrid, Rosa María Arce, subrayó la necesidad de que las ciudades establezcan estrategias para hacer frente y adaptarse con éxito a los procesos de cambio.

Para ello, muchas de las nuevas soluciones tienen que ver con las tecnologías de la información y las comunicaciones que se aplican en todos los sectores y en las que el ciudadano participa, de forma voluntaria o involuntariamente. Arce recordó que esa aplicación de soluciones tecnológicas no debe olvidar que el objetivo principal es la sostenibilidad social, económica ambiental, con el ciudadano, las personas, en el centro de todos los procesos.

El seminario, organizado por la Fundación Gas Natural Fenosa, fue inaugurado por El director general de Industria, Energía y Minas de la Consejería de Economía, Empleo y de la Comunidad de Madrid, Carlos López Jimeno, y el director general de la Fundación Gas Natural Fenosa, Martí Solà.

7 puntos básicos sobre el acuerdo de París


7 puntos básicos sobre el acuerdo de París

Se espera que el Acuerdo de París entre en vigor a partir del 2020 y que sustituya al Protocolo de Kyoto. Les explicaré brevemente siete puntos claves que pueden ayudarlos a entender mejor el acuerdo.

Veamos:

1) La meta de los 2 ° C

El acuerdo establece un ambicioso objetivo de mantener el calentamiento global “muy por debajo” de los 2° C y proseguir los esfuerzos para limitar el aumento de temperatura a  1,5 ° C por encima de los niveles pre-industriales. Para lograr este objetivo de largo plazo, los países han de alcanzar su punto máximo de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) tan pronto como sea posible y luego efectuar reducciones a partir de entonces para lograr un equilibrio entre las emisiones y la absorción por parte de los sumideros de GEI  en la segunda mitad de este siglo. En otras palabras, el acuerdo establece que a partir de 2050 en adelante, los países han de tener emisiones netas cero tan pronto sea posible y para ello dependerán de los sumideros de carbono (como los bosques) para compensar las eventuales emisiones que produzcan.

2) Las Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (NDCs por sus siglas en inglés)

El Acuerdo de París establece una estructura de “abajo hacia arriba” (‘bottom up’) en lugar del enfoque tradicional de “arriba hacia abajo”, donde las normas y los objetivos que los Estados deben implementar se fijan internacionalmente.  Los NDCs son planes de políticas de alto nivel /compromisos que muestran cómo los países reducirán sus emisiones y contribuirán a la meta de los 2 ° C.

Los NDCs deben ser revisados cada cinco años (la primera revisión que se espera que sea en 2025) con el fin de ver cómo podría mejorarse su nivel de ambición.

3) Mitigación y mercados de carbono

El acuerdo permite el uso de los mercados para que los países colaboren entre sí a través de los “resultados de mitigación de transferencia internacional” (ITMOs por sus siglas en inglés) para cumplir los compromisos recogidos en sus NDCs (siempre y cuando no haga doble cómputo de las reducciones de emisiones). La forma en cómo funcionarán los ITMOs en la práctica será aclarada en el futuro por las Partes del Acuerdo (por una instancia que será conocida como el “CMA”).

4) Adaptación y las pérdidas y daños

Según el acuerdo, los países han de aplicar los procesos nacionales de planificación y actividades de adaptación que incluyan la evaluación de su vulnerabilidad y capacidad de resiliencia. Los pequeños Estados insulares, que son particularmente vulnerables al cambio climático, presionaron para incluir la responsabilidad de los países desarrollados por pérdidas y daños sufridos por las consecuencias del cambio climático. El acuerdo incluye una referencia sobre este tema, pero no crea ninguna responsabilidad legal o derechos a una indemnización.

5) REDD +

Mientras que la deforestación evitada ha sido motivo de controversia y, en general ha sido excluida en la arena política de cambio climático dentro de la ONU, el Acuerdo de París incluyó una disposición explícita sobre REDD +, lo que representa un gran cambio a cómo el tema de bosques ha sido abordado en el pasado.  El tratado alienta a las Partes a aplicar y apoyar las actividades relacionadas con REDD + y “enfoques de política alternativos (…) para la gestión integral y sostenible de los bosques”.

6) Financiamiento Climático

Los países desarrollados proporcionarán recursos financieros para ayudar a los países en desarrollo para las actividades de mitigación y adaptación. Otros países en desarrollo que tengan más recursos están llamados a proporcionar financiamiento, pero de manera voluntaria. La Decisión de París establece un piso de 100 mil millones de dólares por año para ser movilizado después de 2025. Sin embargo, el acuerdo no incluye cifras nuevas o específicas.

7) Transferencia de Tecnología y creación de capacidad

El acuerdo alienta la transferencia de tecnología, creación de capacidad y la cooperación mutua para mejorar la resiliencia al cambio climático y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

 

Pamela Ferro
Pamela Ferro

Pamela es abogada y analista de política medioambiental. Su trabajo se ha centrado en temas de biodiversidad, gobernanza forestal, REDD + y salvaguardas REDD+, certificación ambiental para sectores industriales, acceso y distribución de beneficios, derechos de los pueblos indígenas y conocimientos tradicionales. Pamela tiene amplia experiencia dentro de los sectores público, privado y sin fines de lucro. Antes de ingresar al BID, trabajó como Directora de Política Forestal en GLOBE International, una red de legisladores de más de 50 países que busca abordar retos ambientales y promover legislación en materia de deforestación, cambio climático y desarrollo sostenible. Su trabajo se centró en articular los poderes ejecutivo y legislativo en diversos países en materia ambiental y reforzar el papel de los legisladores en examinar las políticas ambientales y compromisos internacionales de los gobiernos. También trabajó como consultora legal para el Proyecto ‘Chocó’, un proyecto de reforestación dirigido por la Universidad de Sussex, que busca proteger a las especies en peligro de extinción y proporcionar medios de vida alternativos para comunidades locales en Ecuador. Anteriormente, Pamela trabajó en ClientEarth como parte del Programa de Clima y Bosques de América Latina donde apoyó los procesos nacionales el desarrollo de los sistemas nacionales de las salvaguardas REDD. Antes de trasladarse al Reino Unido en 2011, Pamela fue abogada asociada del área de Recursos Naturales y Medio Ambiente de la firma legal Estudio Grau en Lima donde asesoró a clientes sobre el uso y aprovechamiento de los recursos naturales y certificación ambiental.

Lo mejor de 2015: Las ideas contra intuitivas para las empresas sostenibles



Lo mejor de 2015: Las ideas contra intuitivas para las empresas sostenibles

La mayoría de ideas de negocio son formuladas por personas con ingresos altos. Muchos empresarios y académicos han escrito sobre los mínimos requeridos para que un modelo de negocio que sirve a la base de la pirámide sea exitoso. Aun así, varios de esos negocios fracasan. Si bien las razones del fracaso varían, la experiencia demuestra que la capacidad de observar, escuchar y entender los códigos sociales de la base de la pirámide es clave para formular y crear con éxito una empresa sostenible y rentable que se dirige a los mercados de bajos ingresos.

Los grupos focales realizados en Perú por el sector de Oportunidades para la Mayoría del BID, por ejemplo, arrojaron información que no esperábamos. Las familias peruanas de bajos ingresos priorizan el gasto en salud de sus hijos hasta que cumplen cuatro años. La razón es una superstición: creen que la probabilidad de que el niño muera es más alta durante los primeros cuatro años de vida. Consecuentemente, es después de que el niño cumple cuatro años que se los bautiza.  Las familias que participaton en el grupo focal también tienden a evadir los bancos. No confían en las instituciones financieras y prefieren tener sus ahorros bajo el colchón o una caja, donde los puedan ver.

En Marketing Innovative Devices for the Base of the Pyramid (Comercialización de dispositivos innovadores para la base de la pirámide), Hystra, una firma consultora global especializada en negocios innovadores, presenta un dato contra intuitivo interesante: los compradores de bajos ingresos no quieren productos baratos; quieren minimizar el riesgo. De hecho, están dispuestos a pagar un precio más alto para reducir el riesgo de ser decepcionados.

Desde la perspectiva del mercadeo, el segmento de bajos ingresos es como cualquier otro target comercial. Necesita ser estudiado, descifrado y entendido. La observación de lo que el segmento de bajos ingresos hace para satisfacer sus necesidades básicas es un buen punto de partida. El modo como las tiendas de barrio construyen lealtad en sus clientes, como el micro emprendedor informal compra varios celulares y vende minutos en la calle o como las familias de bajos ingresos hacen sus presupuestos para el día o la semana, nunca el mes entero, son algunos ejemplos de rasgos muy particulares de la base de la pirámide que deben ser tenidos en cuenta cuando se piensa en penetrar el mercado de bajos ingresos.

Las posibilidades de que nos pase lo mismo que a Alexander’s Graham Bell son altas: originalmente inventó el teléfono como un dispositivo para que la gente pudiera oír la orquesta en vivo. Fueron los consumidores los que lo convirtieron en una “innovación diferente” cuando lo usaron para llamar a amigos y familiares.

Herramientas como la economía conductual y la etnografía nos ayudan a entender cómo el segmento de bajos ingresos se comporta, interactúa, prioriza y toma decisiones. Ningún producto o servicio va a ser exitoso en el largo plazo con los consumidores de la base de la pirámide si no entendemos cómo es vivir con menos de US$10 al día.

Internet.org, de Facebook, lo está haciendo. Están construyendo un laboratorio donde los desarrolladores trabajan en condiciones sub-óptimas—con Androids viejos o con escasa o sin conectividad—con el objetivo de entender “cuál es la experiencia de la mayoría del mundo.” El reto es fallas de un sistema con el que no estamos familiarizados. La solución es el valor de la observación humilde.

Lina M. Salazar Ortegón

Lina Salazar Ortegón works for Opportunities for the Majority (OMJ) at the Inter-American Development Bank since January 2012. At OMJ, Lina plays an active role in the technical cooperation, communications, outreach & partnerships, and knowledge production areas. Previous to the IDB, Lina worked at the Americas Society/Council of the Americas (ASCOA) in New York, the Organization for Economic Cooperation and Development (OECD) in Paris, and the Colombian American Chamber of Commerce in Bogota, Colombia. Lina is a JD and Political Scientist from the University of los Andes in Bogotá, Colombia and completed a dual Master of Public Administration at Sciences Po, Paris, and Columbia University in New York. She has published several articles on line and in printed media and speaks English, Spanish, French, and Portuguese.

7 Consideraciones para la Integración de Mitigación y Adaptación


7 Consideraciones para la Integración de Mitigación y Adaptación

Hay un creciente consenso por la necesidad de desarrollar medidas de mitigación y de adaptación ante el cambio climático, a su vez sin perder de vista los objetivos de desarrollo de todas las naciones.

Actualmente, la adaptación y mitigación son tratados como agendas separadas desde su inclusión en estrategias y metas, hasta su tratamiento dentro de las instituciones e implementación. Sin embargo, las agendas de desarrollo, mitigación y adaptación al cambio climático pueden converger en un desarrollo compatible con el clima, de manera que se logren estrategias de triple ganancia que resulten en bajas emisiones, construyan resiliencia y promuevan desarrollo simultáneamente.

Es necesario reconocer que esta separación de ambas agendas actualmente conlleva una costo-ineficiencia y duplicación de esfuerzos. El reto y propósito está en integrar las metas y acciones de mitigación y adaptación de manera que se maximicen los beneficios, y a su vez se eviten efectos negativos por medio de un análisis previo y sistémico.

La Plataforma LEDS LAC, creada con el apoyo del BID, ha elaborado un documento que recopila lecciones aprendidas en cuanto a un Desarrollo resiliente y bajo en emisiones en América Latina, integrando mitigación y adaptación. Dicha publicación corresponde al noveno de la Serie de Estudios Temáticos de EUROCLIMA, y su lanzamiento se ha dado en la COP21, en Paris.

La publicación toma como insumo las experiencias y discusiones sujeto de un Taller de Expertos sobre la temática Fortaleciendo la Integración de Resiliencia en las LEDS en Bogotá a finales de julio 2015 y del IV Taller Regional de LEDS LAC, y concluye 7 consideraciones a tener en cuenta en el diseño e implementación de estrategias que integran objetivos de adaptación y mitigación:

1. Replanteamiento del Sistema. Se reconoce por lo tanto una necesidad de repensar marcos institucionales y marcos políticos, pasando de una visión sectorial a una visión sistémica, así como procurando que la adaptación y mitigación permeen los instrumentos de desarrollo nacional.

2. Acción Inclusiva. Es vital reconocer e incluir a todos los actores relevantes, fomentando alianzas y asociaciones, diálogo y procesos participativos. De especial consideración son los procesos participativos con actores locales como agricultores para incorporar su realidad en las políticas e instrumentos diseñados, así como a nivel intersectorial para un fortalecimiento de los intereses transversales con el fin de crear sostenibilidad en los procesos.

3. Lenguaje Común. Se reconoce la necesidad de contemplar el diseño y comunicación de distintos mensajes y lenguajes de acuerdo con el actor a quien se dirige, sus intereses particulares y los intereses comunes.

4. Marco de Incentivos. Es clave que la visión a largo plazo de las políticas y objetivos país permitan promover y desarrollar las sinergias entre adaptación y mitigación que se procuran. El cambio de paradigma requiere además mecanismos de fomento financieros y no financieros adecuados.

5. Gobernanza. Es fundamental fomentar el diálogo entre ministerios y un involucramiento interinstitucional, en el que se fortalece el trabajo coordinado y minimiza el manejo de las agendas de mitigación y adaptación por instituciones diferentes.

6. Capacidades. La integración de adaptación y mitigación en las políticas climáticas se acompaña de la necesidad de sensibilización y fortalecimiento de capacidades de las distintas partes involucradas.

7. Gestión de Información. Es crítica la disponibilidad de información apropiada y actualizada para una medición, reporte y verificación de los resultados, co-beneficios e impactos, tanto positivos como negativos, de las medidas de adaptación sobre la mitigación y viceversa.

Sobre el autor invitado: M.Sc. María José Gutiérrez. @mjgutierrezm

Consultora en cambio climático y sostenibilidad. Experta Técnica para la Secretaría de la Plataforma Regional para Latinoamérica y El Caribe de Estrategias de Desarrollo Resiliente y Bajo en Emisiones (LEDS LAC) desde su origen, rol que ha incluido la coordinación del trabajo en la temática prioritaria: Integración de Resiliencia en las LEDS. Fundadora y Presidente de la empresa consultora RE Responsabilidad y Estrategia. Co-Fundadora y Directora Adjunta del Centro para la Sostenibilidad Urbana, ONG basada en Costa Rica. Tiene experiencia en numerosos proyectos de investigación y asesoría en temáticas como adaptación al cambio climático, LEDS, NAMAs y carbono neutralidad de manera independiente, para organizaciones como el Centro Latinoamericano para la Competitividad y el Desarrollo Sostenible (CLACDS) del INCAE Business School, la Asociación Empresarial para el Desarrollo (AED), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) de Costa Rica, entre otros. También ha sido profesora de la Escuela de Ingeniería Industrial en la Universidad de Costa Rica. Es Licenciada en Ingeniería Industrial, Universidad de Costa Rica y M.Sc. en Cambio y Gestión Ambiental, Universidad de Oxford.

Cuatro proyectos de transporte líderes en sostenibilidad


Cuatro proyectos de transporte líderes en sostenibilidad

Cambio climático y transporte están íntimamente relacionados. El sector transporte es responsable de un 20 por ciento del consumo energético mundial y de un 25 por ciento de las emisiones de CO2. Por otro lado, el cambio climático afecta severamente a los sistemas de transporte, acortando la vida útil de las infraestructuras, reduciendo la calidad de sus servicios, aumentando los costes de operación y mantenimiento de las mismas. Estos impactos no sólo afectan a las infraestructuras, sino que tienen repercusiones para la economía en su totalidad, al alterar las rutas de comercio, cadenas de suministro, y dificultar el acceso a mercados, centros educativos y de salud.

En el caso de América Latina y el Caribe, los fenómenos meteorológicos extremos y los desastres naturales representan una amenaza para la infraestructura de la región. Para mitigar y adaptarse al cambio climático, el sector privado debe integrar la sostenibilidad en el diseño, planificación, construcción, operación y mantenimiento de infraestructuras. En sus tres primeros años, los Premios Grupo BID Infraestructura 360º han identificado proyectos de transporte que están contribuyendo a hacer la infraestructura de la región más sostenible y resiliente al cambio climático. Éstos son algunos ejemplos destacados:

Aeropuerto Ecológico de Galápagos, Ecuador

El Aeropuerto Ecológico de Galápagos es el primero en el mundo que opera completamente con energía solar y eólica. Ubicado en la Isla de Baltra, este proyecto de 35 millones de dólares consiste en una terminal de pasajeros de 7.000 metros cuadrados, una pista de 2,4 kilómetros y una plataforma de 23.000 metros cuadrados. Más de un tercio de la energía consumida por el aeropuerto es generada por paneles fotovoltaicos instalados en la terminal de pasajeros, mientras que el 65 por ciento restante proviene de turbinas eólicas ubicadas en la zona. El aeropuerto cuenta también con una planta desalinizadora para suministrar agua dulce , tratar y reutilizar agua in situ. La nueva terminal fue construida con materiales reciclados del antiguo edificio y fue diseñada bajo los estándares LEED del US Green Building Council. La implementación de estas medidas de sostenibilidad ha resultado en una reducción del 40 por ciento en el consumo de energía y agua del aeropuerto.

Mejora del Circuito Interior de la Ciudad de México, México

El Circuito Interior de la Ciudad de México es una carretera de circunvalación de 42 kilómetros de largo que forma un círculo alrededor de la capital de México. El proyecto, que tiene un coste de 571,5 millones de dólares, busca facilitar el tránsito, la conectividad y movilidad dentro de la ciudad a través de la mejora de carreteras e intersecciones y la construcción de pasarelas peatonales, puentes y túneles. El proyecto incluye también la creación de zonas verdes y espacios recreativos sobre infraestructura subterránea. Estas áreas verdes reducen las “islas de calor,”que son uno de los desafíos más acuciantes para México D.F. en relación al cambio climático. Las islas de calor son zonas urbanas que, debido a actividades humanas, alcanzan una temperatura significativamente superior a otras zonas colindantes. Este fenómeno exacerba los efectos del calentamiento global y contribuye a un aumento del consumo energético, la contaminación y las emisiones de gases de efecto invernadero. Los parques y zonas verdes que incorpora el proyecto no sirven sólo como espacios de ocio para la comunidad, sino que también ayudan a enfriar aquellas superficies duras que tienden a absorber una mayor radiación solar.

Metro Lima Línea 1, Perú

La Línea 1 del Metro de Lima conecta 11 distritos de la capital peruana, mejorando el acceso y la movilidad y reduciendo en casi cuatro veces los tiempos de viaje. Con un coste de 240 millones de dólares, este proyecto de transporte masivo ha logrado reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero hasta un 80 por ciento más de lo exigido por la regulación. La línea, que tiene más de 320.000 pasajeros diarios, usa trenes eléctricos que no emiten CO2 y cuya contaminación es imperceptible.  La Línea 1 del Metro de Lima ofrece una alternativa más sostenible a los minibuses públicos conocidos popularmente como combis, uno de los sistemas de transporte colectivo más contaminante y menos regulado. La línea discurre por un viaducto elevado, lo que incrementa su resiliencia ante lluvias torrenciales e inundaciones. El proyecto también contempla medidas para controlar la erosión, como la retención de sedimento durante la construcción o la humectación de la tierra para evitar la formación de polvo.

Autopista Nuevo Necaxa-Ávila Camacho, México

La autopista Nuevo Necaxa-Avila Camacho, con un coste de 75 millones de dólares, es una carretera de 37 kilómetros y cuatro carriles que discurre por los estados de Puebla y Veracruz en México. El proyecto incorporó prácticas de sostenibilidad para reducir los impactos negativos en el medioambiente y las comunidades locales, como, por ejemplo, la mejora de carreteras y sistemas de drenaje, programas de revegetación de pendientes, planes de estabilización de laderas y muros de retención. Para construir los muros, el proyecto usó materiales artificiales que son más flexibles y duraderos que los tradicionales muros de hormigón y acero, y que son capaces de soportar mejor el movimiento, como desplazamientos sísmicos, sin perder solidez estructural. El equipo de proyecto construyó también un muro de retención para proteger a una aldea de riadas e inundaciones y organizó capacitaciones sobre cómo contener fuegos incontrolados, un suceso que ha aumentado en frecuencia e intensidad como consecuencia del cambio climático.

Para más información sobre los Premios Grupo BID Infraestructura 360º, visitar: http://www.iadb.org/en/structured-and-corporate-finance/scf-360awards/idb-group-sustainable-infrastructure-360-awards,7935.html.

Valle Aviles Pinedo

Valle Avilés Pinedo works at the Structured and Corporate Finance Department (SCF) of the Inter-American Development Bank (IDB), where she manages the communications and outreach efforts of the Infrastructure 360º Awards. Valle has worked as a journalist in Spain, the United Kingdom, Peru, USA, and Mozambique. She was a Fulbright grantee at Columbia University in New York, where she pursued a master’s degree in International Affairs.

 

La adaptación importa: El papel del sector privado en la adaptación al cambio climático


La adaptación importa: El papel del sector privado en la adaptación al cambio climático

16 nov 2015

Katalin Solymosi

En la 21ª edición de la conferencia climática (COP 21) a principios de diciembre, los compromisos de financiación de los países serán uno de los temas principales en la agenda. ¿Quién paga qué? ¿Cuánto se paga? Y para cuándo van a hacerlo? Un tema importante de debate debido a los recursos limitados, es cuánto dinero debe ir para evitar y reducir las emisiones de GEI – resumido como la mitigación – frente al monto usado para adaptación a los efectos del cambio climático.

Los últimos años han demostrado que menos de un cuarto del total de las finanzas públicas climáticas, alrededor de US$ 25 mil millones en el año 2013, se fue a la adaptación. El sector privado es un gran inversionista en energía limpia y otras tecnologías de reducción GEI. Sin embargo, las inversiones que las empresas sostenibles hacen hacia la adaptación son menos evidentes y más difíciles de rastrear. Esto se debe a que las empresas no informan de lo mucho que invierten en hacer sus negocios más resistentes al cambio climático. De hecho, las empresas a menudo contribuyen a la adaptación sin darse cuenta al tomar continuamente medidas para mejorar su productividad con el fin de mantener su competitividad.

A nivel mundial, hay una brecha grave entre finaciamiento publico disponible para adaptación al cambio climático y la necesidad real. Fuente: WRI

El sector agrícola es un buen ejemplo de esto. La estimación de US$ 17-28 mil millones al año que América Latina y el Caribe tendrán que gastar en la adaptación para el 2050 tendrá que venir en gran parte de los sectores agrícola, abastecimiento de agua y de infraestructura. Sin necesariamente clasificarlo como “financiación a la adaptación”, la asociación agroindustrial de Nicaragua promueve inversiones en la diversificación de cultivos y sistemas de riego eficientes. Tiene el fin de aumentar la productividad de cara a los fenómenos meteorológicos extremos, como la reciente sequía en el “corredor seco”. El cambio climático va a exacerbar tales sequías en el futuro, por lo tanto, la inversión en el ahorro de agua es una buena manera de prepararse.

Otras empresas miran hacia el fortalecimiento de los productores en sus cadenas de valor con el fin de tener acceso a las materias primas confiables y de alta calidad, mientras que las condiciones de producción estén en constante cambio. En América Central, ECOM, uno de los mayores comerciantes de café del mundo se ha asociado con el BID para ayudar a los productores a hacer inversiones en sus fincas. Así van a poder combatir “la roya”, que ha afectado hasta el 70 por ciento de las plantaciones en la región. Los expertos coinciden en que el cambio climático es uno de los muchos factores que aceleran el brote de la roya. Con la renovación de sus fincas en variedades más robustas y la mejora de la gestión agrícola en general, los cafeteros tendrán más posibilidad de adaptarse a otros posibles impactos del cambio climático.

Las empresas no deben dudar en realizar inversiones de adaptación similares, lo antes posible como se espera que los costos se dupliquen o tripliquen cada cierto año. Los instrumentos de financiación climática del sector privado del Grupo BID pueden ayudar a superar los altos costos de inversión inicial y los períodos de recuperación prolongados de las tecnologías resilientes al clima, proporcionando condiciones favorables de préstamos. Paquetes de asistencia técnica pueden construir, además, la capacidad de los productores para implementar las mejores prácticas que les ayudará a aumentar la resiliencia al cambio climático.
 
Katalin Solymosi

Katalin is a sustainable land use associate with IDB’s Structured and Corporate Finance Department, where she manages concessional finance and technical assistance products for clients investing in their supply chains. She has previously developed climate-smart agriculture projects in East Africa and Central Asia and has worked with the European Commission and UNFAO on agricultural policies for developed and developing countries. Kati has a PhD in sustainable land use and a Master’s degree in forestry and environmental sciences from University of Freiburg, Germany. Her favorite sustainable agriculture products are coffee and milk, ideally combined into a delicious cappuccino.

Agronegocios, cadenas de suministro y cambio climático: ¿Por qué centrarse en las mujeres?


Agronegocios, cadenas de suministro y cambio climático: ¿Por qué centrarse en las mujeres?

12 nov 2015

Por Jimena Serrano y Michaela Seelig

Las mujeres desempeñan un papel clave en la cadena de suministro de agronegocios en América Latina. Es por eso que son esenciales para enfrentar el desafío de adaptar los cultivos al cambio climático.

Las mujeres representan en promedio el 20 por ciento de la fuerza laboral agrícola en América Latina y más del 60 por ciento de los empleados del sector en agronegocios  como las flores en Colombia y verduras en México. Más importante aún, las mujeres son claves para asegurar la calidad de los alimentos y productos en el sector agroindustrial. Las agricultoras están a menudo a cargo de la aplicación de pesticidas y fertilizantes. En el caso del café, las mujeres contribuyen la mayor parte de la mano de obra necesaria en las primeras etapas de la producción, incluyendo el cuidado de la planta, la cosecha y su procesamiento. Tareas como la recolecta de granos y su clasificación, en las cuales las mujeres sobresalen, influencian la calidad del café y el “premium” que se paga en su precio de venta.  Por lo tanto, el trabajo de las mujeres influye directamente en los ingresos de los comercializadores de café. Sin embargo, la contribución de las mujeres es a menudo invisible en la cadena de suministro agrícola. Sus ingresos son menores que los de los hombres.

Cuando el cambio climático afecta  los procesos y las prácticas agrícolas, el trabajo de las mujeres también se ve afectado. La literatura ha documentado cómo un clima más cálido y el cambio de los patrones de precipitación ponen en riesgo los cultivos agrícolas. Las áreas claves para la producción de alimentos, como la cuenca del Amazonas en Brasil y las llanuras costeras en el norte de Suramérica son las regiones que se consideran serán las más afectadas por las sequías. Fenómenos como La Niña (temporada de sequías), por ejemplo, son ambientes ideales  para el propagamiento del hongo de la roya del café, el cual se multiplica con el exceso de lluvias y las altas temperaturas. La producción brasileña de café robusta se estima que disminuirá en un 13 por ciento en la cosecha 2015/16 en comparación con el año anterior, debido a las sequías en la región más grande de producción de este tipo de café.

En las zonas rurales, los hogares encabezados por mujeres tienen menos acceso a los fertilizantes y otros insumos de producción.  Como las mujeres no suelen estar involucradas en llevar sus productos al mercado, tienen un acceso limitado a los ingresos obtenidos por la venta de su producido y tienen poco control sobre ellos. Por otra parte,las mujeres agricultoras tienen menos probabilidades de ser organizados en cooperativas. En la práctica, esto resulta en dificultades para acceder a capacitaciones y entrenamientos,  y a fertilizantes y otros insumos a precios favorables. Su capacidad para adaptarse a las cambiantes condiciones climáticas se dificulta aún más por la falta de automatización de los métodos de cultivo, lo que es un resultado de la falta de acceso al crédito. Para las compañías de agronegocios, todo esto se traduce en menor productividad y menor calidad, lo que pone en riesgo su abastecimiento.

Al evaluar cómo asegurar materias primas de calidad de cara al cambio climático, las empresas agroindustriales pueden volver a las bases de la igualdad de género: ¿Quién necesita el acceso a formación, herramientas y técnicas en el tratamiento de enfermedades de los cultivos como consecuencia del cambio climático? ¿Quién está tomando las decisiones a nivel de la cooperativa? ¿Están las mujeres agricultoras y sus conocimientos representados? La identificación de las restricciones específicas de género asegurará de que todos los recursos que las compañías de agronegocios inviertan en el campo se maximicen en el proceso de adaptación de sus cadenas de valor.

Sobre las autoras

Jimena Serrano es consultora en temas de género en el Departamento de Financiamiento Estructurado y Corporativo del BID. Actualmente trabaja con los oficiales de inversión para maximizar las oportunidades para las mujeres en las operaciones del BID con el sector privado. Se ha centrado sobre todo en la construcción del “business case” para integrar a las mujeres en sectores como la minería, la agricultura y la energía.

Michaela Seelig es consultora de sostenibilidad en el Departamento de Financiamiento Estructurado y Corporativo del BID donde trabaja en productos de cooperación técnica con un enfoque específico en el cambio climático, la biodiversidad y servicios relacionados con ecosistemas. Su experiencia previa incluye trabajo en acciones de mitigación apropiadas a nivel nacional y en la gestión de la sostenibilidad integrada en una empresa manufacturas.

Cuatro razones para prestar atención al sector privado en la COP21


Cuatro razones para prestar atención al sector privado en la COP21

Las expectativas son altas para las negociaciones del cambio climático de la ONU en París a finales de este año. Se trata de, ni más ni menos, un acuerdo universal jurídicamente vinculado para combatir el cambio climático. El sector privado está ausente en gran parte en las negociaciones a pesar del hecho de que es responsable de la mayor parte del PIB y de las emisiones. Aquí hay cuatro razones por las cuales los negociadores en París deben dejar de hablar del sector privado, y empezar a hablar con el sector privado:

1) Financiamiento climático

Para hacer las reducciones necesarios que nos permitan cumplir con el objetivo de limitar el incremento de la temperatura a 2° Celsius en el futuro, se requiere un aumento considerable de las inversiones amigables con el clima. Los países desarrollados se han comprometido a movilizar conjuntamente US$100 mil millones al año para el 2020. Los números de la necesidad de inversión varían, pero van más allá de los US$100 mil millones. Por lo tanto, se necesita que el sector privado aporte hasta un 70-80 porcentaje del total de la financiación del clima para hacer realidad el objetivo de reducción.

2) Los compromisos voluntarios de reducción

Las empresas privadas y los inversionistas no esperan a las políticas. Muchos se han dado cuenta de que pueden jugar un papel importante para influir positivamente en el cambio climático. Se dan cuenta de la oportunidad de negocio que se abre al combatir el cambio climático, como por ejemplo las tecnologías limpias. O ven que la sostenibilidad de su negocio a largo plazo depende de limitar el cambio climático. Considera el sector agroindustrial, por ejemplo. Muchas empresas han comenzado a comprometerse voluntariamente a la reducción de CO2 y a expresar otros compromisos relacionados con el clima. Bajo la iniciativa “We Mean Business“, por ejemplo, casi 400 empresas e inversionistas con más de US$5,5 billones en ingresos totales y casi US$20 billones en activos bajo gestión han reconocido la importancia de una transición a una economía baja en carbono y están haciendo compromisos individuales para llegar allí. Ellos están creando modelos de negocio bajo en carbono en estos momentos. Los negociadores pueden aprender acerca de estos planos.

3) Planes nacionales de negocio bajos en carbono

Los países han comenzado a anunciar públicamente las acciones que se proponen adoptar en el marco del nuevo acuerdo global que decidan en París. Lo han hecho mediante la presentación de  Contribuciones Nacionales (“Intended Nationally Determined Contributions” – INDCs). En pocas palabras, son planes de negocios bajos en carbono de los países. Ellos ofrecerán muchas oportunidades de negocio para las empresas privadas y bancos, en áreas tan diversas como las energías renovables, los servicios ambientales y forestales, la agricultura climáticamente inteligente, o la titulización de bonos verdes. La implementación exitosa de los INDCs dependerá de muchas áreas, incluyendo, ya lo imaginabas, del sector privado.

4) Precio del carbono

Poner un precio al carbono será un tema muy debatido en París. Además de los países y municipios, un número cada vez mayor de empresas están introduciendo precios internos del carbono, o planean hacerlo en el corto plazo. Según un informe reciente de la ONU, “por capitalización de mercado, alrededor del 15 por ciento de las empresas en el S&P 500 ya incluyen un precio al carbono al evaluar una posible inversión”. Por lo tanto, el precio del carbono ya se ha convertido en un factor importante para muchas decisiones de inversión y de negocios. Muchas empresas están listas para dirigir sus modelos de negocio hacia el camino de una economía bajo en carbono y competitiva, consiguiendo así una ventaja en la gestión de riesgos y la preparación. A la vez identifican oportunidades de ahorro de costes en energía y otros recursos.

Afirma Juan Ramón Silva Ferrada, director ejecutivo senior de sostenibilidad de ACCIONA, empresa que ha suscrito a la iniciativa de “We Mean Business”: “Ya no es momento de debates sobre aspectos científicos. Es hora de tomar soluciones que pueden reducir los gases de efecto invernadero y dar paso a una era de crecimiento económico y desarrollo respetuoso con el medio ambiente. Las empresas privadas somos parte de la solución. Nosotros trabajamos activamente para impulsar la agenda del clima de cara al COP21 de Paris. Nos hemos declarado en favor de poner un precio al carbón, y estamos altamente comprometidos con nuestro rol como empresa sostenible en todos nuestros áreas del negocio”.
 
Maya Hennerkes
Maya Hennerkes is a Private Finance Operations Specialist advising the IDB’s Vice-President for Private Sector Operations. She focusses on corporate sustainability and climate finance. Before joining IDB, she worked as a Business Development Manager and prior managed a team of analysts at Bloomberg L.P. in London. Maya holds an Executive MPA from the Hertie School of Governance in Berlin, and an MSc in Economics, Political Science and Latin America Studies from the University of Cologne, Germany. She is also an active member of the Think Tank 30, the young think tank of the Club of Rome.

1 2 3 4 7