Archivos mensuales: Sep 2015

Work and Life Balance


I Encuentro Empresarial en

“Work and Life Balance” Bolivia

En fecha 28 de Septiembre 2015, se realizó el taller: presentación oficial de la certificación Work and Life Balance en Bolivia, evento organizado por PHR – Argentina y Federación de Entidades Empresariales Privadas de Cochabamba FEPC. Este evento tuvo como objetivo principal realizar la presentación oficial en Bolivia de la certificación “Work & Life Balance” como herramienta de gestión, que alcanza a todo tipo de organizaciones para la optimización de una cultura orientada al equilibrio de vida. Los presentadores: Lisandro Mónaco (PHR Argentina), Gunther Revollo (PHR – Bolivia), se enfocaron en los orígenes de esta certificacion, el programa de certificación, el proceso de implementación y certificación, Primeros pasos: que es Work and Life Balance?, el diagnóstico actual, y por último la medición y control. Este evento realizado en el Salón Auditorio Enrique Levy en las instalaciones de la FEPC, contó con la participación de Directivos, Gerentes generales, Gerentes de área, Especialistas en RSE y Recursos Humanos.

DSC00817

 

 

 

El fortalecimiento de las prácticas verdes en cadenas de valor corporativas disminuye el impacto medioambiental y aumenta la competitividad


El fortalecimiento de las prácticas verdes en cadenas de valor corporativas disminuye el impacto medioambiental y aumenta la competitividad

David Bloomgarden y Michael Hofmann

Adidas, uno de los dos principales fabricantes de ropa deportiva del mundo, terminó recientemente su relación comercial con 13 de sus proveedores asiáticos como consecuencia de su incumplimiento grave o reiterado de estándares de trabajo, salud, y normas de seguridad en el lugar de trabajo de sus fábricas.

Este es un ejemplo de que las grandes corporaciones multinacionales están trabajando duro para demostrar a sus cada vez más exigentes grupos de interés que ellos operan de forma sostenible. Como resultado de ello, las estrategias de sostenibilidad de las empresas son cada vez más directamente relevante para sus operaciones, y están resultando en rendimientos financieros positivos.

Un análisis de S&P 500 ha confirmado que las empresas que han convertido la sostenibilidad en una de sus estrategias centrales han logrado una rentabilidad financiera que es significativamente mayor —de entre 18% y 67%— que la de sus pares que se han quedado rezagados.

Entonces, ¿en qué aspectos deben centrarse las empresas multinacionales para responder a las crecientes presiones de sus partes interesadas y mejorar su sostenibilidad operativa? Un área importante es la gestión de los recursos naturales y los impactos ambientales, tanto en las operaciones propias de las empresas y como también en sus “cadenas de valor” —la serie completa de actividades corporativas que crean y construyen valor en cada paso.

Las pequeñas y medianas empresas, que constituyen una parte significativa de estas cadenas de valor, son una importante fuente tanto de consumo de recursos naturales (insumos en los procesos de producción, tales como el uso del agua), así como también de impactos ambientales (derivados de los procesos de producción, tales como las emisiones de gases de efecto invernadero).

Gestión de los recursos naturales e impactos ambientales en las cadenas de valor

Un estudio programado para su publicación este otoño —del Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN) y la consultora estratégica de capital natural, Trucost— identificó los sectores económicos en América Latina y el Caribe cuyos inputs (uso de los recursos naturales) outputs (impactos sobre el medio ambiente) de los procesos de producción son los más significativos. Las conclusiones del estudio son las siguientes:

– El sector de productos alimenticios es, por lejos, el más importante, tanto en términos de ingresos – (que alcanzan los US$101 mil millones), así como por las acciones de impacto ambiental total de la cadena de valor (un notable 97%).

– Los ingresos de los otros sectores regionales relevantes que se estudiaron oscilan entre los US$8 mil millones para productos personales y los US$59 mil millones para el retail.

– Las acciones de la cadena de valor de impacto ambiental —en comparación con las de la corporación— varían desde poco más del 50% (para el sector de productos químicos dentro de los productos básicos), a más de 90%. Por ejemplo, en el caso del sector de las bebidas sin alcohol, las cadenas de valor son responsables de 94% del impacto ambiental, y las corporaciones son responsables de solo el 6%.

El agua y la energía tienen el mayor potencial de mejora

Para los sectores estudiados, el consumo de agua y las emisiones de gases de efecto invernadero fueron identificados como los inputs y outputs ambientales más significativos, respectivamente. ¿Qué puede hacerse para mejorar la gestión ambiental de las cadenas de valor? Por un lado, las empresas más pequeñas necesitan adoptar tecnologías que reduzcan tanto el consumo de agua como las emisiones de los combustibles fósiles. Estas empresas también tienen que capacitar a su personal en mejores prácticas para la gestión del agua y la energía. Hay varios tipos de herramientas que pueden ser útiles para las empresas multinacionales y sus cadenas de valor en este proceso:

– La plataforma “String” ayuda a las empresas a recopilar información acerca de su cadena de valor completa para cada producto.

– Global Reporting Initiative (GRI) es la herramienta más utilizada en el mundo para la presentación de informes de sostenibilidad de una organización, tanto para las empresas grandes como para las pequeñas empresas.

– Una vez que se entiende la cadena de valor y sus normas para la presentación de informes es acordada, las empresas pueden trabajar con sus proveedores de pequeñas empresas en la adopción de medidas correctivas. Por ejemplo, el sector de los productos alimenticios puede utilizar etiquetas de certificación sostenibles como la RSPO (Mesa Redonda sobre Aceite de Palma Sostenible) o RSB (Mesa Redonda sobre Biomateriales Sostenibles).

Un tema aparte es cómo las empresas más pequeñas pueden ser motivadas para aplicar en la práctica estos cambios. El estudio identificó una serie de posibles incentivos, entre los que se incluyen:

– Las empresas pueden utilizar programas de adquisición de bajo impacto ambiental, para procurar adquirir bienes y servicios que minimicen su impacto ambiental. Esto puede aplicarse a todas las etapas de la cadena de valor, desde la adquisición de materias primas, a la fabricación, distribución, o eliminación.

– Las empresas pueden establecer un código de conducta para proveedores que pone como requisito a sus proveedores el cumplimiento de los más altos estándares de responsabilidad social y ambiental y conducta ética, abarcando temas que van desde las prácticas de trabajo seguras y justas, a las prácticas comerciales no corruptas.

– Los gobiernos pueden implementar políticas de recompensa para las empresas que sean “verdes”.

Es muy alentador que varias empresas en América Latina y el Caribe estén implementando y promoviendo activamente algunas de estas herramientas y mecanismos. Por ejemplo, la compañía brasileña de productos para el cuidado personal, Natura, integra a sus proveedores en todas sus actividades de sostenibilidad, desde los mapeos de su huella hídrica, hasta la compra de materias primas a sus proveedores con certificación RSPO. Por otra parte, el gigante del retail, Wal-Mart Stores Inc., a través de su brazo operativo Walmex en México y América Central, ha establecido códigos de conducta para sus proveedores, ha ofrecido programas de capacitación para pequeñas empresas, y ha dado a conocer las emisiones de carbono procedentes tanto de sus propias operaciones como de las de sus proveedores.

Sobre los Autores:

David Bloomgarden es el Jefe interino de la Unidad de Acceso a Servicios Básicos y Crecimiento Verde y líder del programa de Asociaciones Público-Privadas del FOMIN. Antes de unirse al FOMIN fue Director Adjunto de la Oficina de Bancos Multilaterales de Desarrollo en el Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

Michael Hofmann es un experto en crecimiento verde en el Fondo Multilateral de Inversiones, que trabaja en la intersección de los sectores público y privado sobre las cuestiones del cambio climático e innovadores modelos comerciales de sostenibilidad corporativa, las cadenas de valor, los mecanismos de regulación y los instrumentos financieros.

Resaltan “obra silenciosa” de los “negocios verdes”


Resaltan “obra silenciosa” de los “negocios verdes”

Instituciones cochabambinas destacaron ayer la irrupción cada vez mayor de empresas dedicadas al reciclaje, a las que calificaron de “negocios verdes”, que realizan un gran aporte ambiental, social y hasta económico, pero que llevan adelante su labor de una manera silenciosa, invisible y hasta con carencia de recursos.

Los elogios fueron destacados durante la inauguración de las Jornadas Empresariales y Comerciales de Residuos Valorizables (Jecor 2015), que se extenderá hasta hoy en la Torre Industrial de la Cámara Departamental de Industria.
Así, el evento reunió a pequeñas empresas dedicadas al reciclaje de aceite de cocina para convertirla en biodiesel, al acopio y reutilización de basura metálica y electrónica y al procesamiento de abonos orgánicos, entre otros.
“Estas empresas no sólo ayudan al medio ambiente, sino que también generan empleo”, dijo el presidente de la Cámara, Mauricio Andia.

Por su parte, la representante de la fundación SwissContact, Carola Ortuño, destacó que el 80 por ciento de la basura de Cochabamba puede ser aprovechada y por ello se han puesto en marcha programas como los EcoVecindarios.

Además, cada vez se hace más “emergente” el aporte grande, pero “invisibilizado” de las empresas privadas que arriesgan sus inversiones reutilizando residuos.

En esta línea, es que la Cámara, junto con la Fundación, pusieron en marcha el programa Cierva (Centro de Intermediario Empresarial de Residuos Valorizables) para apoyar a este sector con actividades como la relación del Jecor.

En la ocasión se destacó también la inclusión de otras entidades, como la Alcaldía de Cercado y la Empresa Municipal de Servicios de Aseo (EMSA), además de la Gobernación de Cochabamba.

En el evento participaron también grandes y medianas empresas cochabambinas, dedicadas a otros rubros, pero que cuentan también con programas de apoyo ambiental y responsabilidad social.

Diseñan marca para dar identidad a artesanías elaboradas en las cárceles


Diseñan marca para dar identidad a artesanías elaboradas en las cárceles

“Hecho arte” es el concepto de la marca que un grupo de presos diseñó para presentar sus productos durante la primera feria productiva de recintos penitenciarios “Reincorpora”, que se llevará a cabo del 2 al 4 de octubre en el recinto ferial de Alalay.

La marca servirá para identificar los productos de los seis recintos penitenciarios del departamento, informó ayer la gerente de la Fundación Feicobol, Eunice Achá, en el acto de lanzamiento de la feria que se realizó en la Federación de Entidades Empresariales Privadas de Cochabamba (FEPC).

Achá explicó que la marca, en cuyo logotipo destacan dos manos, no sólo servirá para el evento ferial, sino que se usará para identificar todos los trabajos de los reos.

En “Reincorpora” habrá productos de los rubros de cerrajería, carpintería, textiles, manualidades, juegos de mesa, cotillonería en trupan y madera, marroquinería, zapatería, joyería, pirografía, fibra de vidrio y pelotería.

René Herrera, delegado de la cárcel de San Pablo de Quillacollo, estuvo presente en el lanzamiento y contó que desde siempre se dedicó a la carpintería por lo que en el recinto elabora muebles para jardín. Indicó que semanalmente llegan a producir alrededor de cuatro a cinco juegos y que actualmente trabajan en consolidar mercados en Oruro, Sucre y La Paz.

Según el presidente de la Fundación Feicobol, Carlos Flores, “Reincorpora”  busca estimular la productividad y propiciar la reinserción laboral de los presos, ofreciéndoles la posibilidad de emprender sus propios negocios.

Explicó que empresarios del interior del país se darán cita en el recinto ferial para apreciar la oferta. Lo que se busca es consolidar negocios y la contratación de mano de obra calificada que pueda desempeñarse desde donde se encuentren. 
Según el comandante departamental de la Policía, Luis Aguilar, como algunos de los presos serán expositores en el campo ferial, se desplazará “la cantidad necesaria” de policías para realizar los controles en la zona y durante su traslado.
La feria estará abierta desde las 14:00 durante los tres días y el ingreso es gratuito.

La iniciativa articula a 12 instituciones públicas y privadas.

4 claves para que un programa de eficiencia energética sea irresistible


4 claves para que un programa de eficiencia energética sea irresistible

Paola Mendez

Cotidianamente millones de viviendas en América Latina y El Caribe pierden energía en el proceso de refrigerar o calefaccionar la vivienda. En el caso de climas secos, como en Mexicali, México, los hogares pueden llegar a consumir más de 1.000 kWh/mes de electricidad en los meses de calor, por el uso excesivo de aires acondicionados. Mientras que en Chile, las estimaciones indican que los hogares consumen en promedio 830 kWheq/mes en los meses de invierno, esencialmente por calefacción. Esto representa un costo enorme en términos de recursos naturales y de dinero.

Lo que nos lleva a pensar en tratar de solucionar este problema. Para ello, un estudio analiza hipotéticamente cuáles serían las claves para que a través de un programa de eficiencia energética, se pudiera ahorrar dinero y hacer uso racional de los recursos naturales, identificando qué se necesita para fomentar la inversión en el programa.

Entonces… ¿qué tendría que tener un programa para que volviera a la eficiencia energética irresistible?

Ésta fue una de las preguntas claves realizadas durante el desarrollo del estudio “Propuestas para un programa de eficiencia energética en viviendas existentes en Chile: El caso de los sectores de ingresos medios y altos”.

¿El objetivo? Saber quién está interesado en invertir en eficiencia energética, por qué y en qué condiciones.

El saber los motivos y barreras para invertir (o no) en eficiencia energética, es esencial para entender cómo fomentar estas decisiones. Tomar la decisión de realizar trabajos en la vivienda existente es complejo y “no se realiza sólo por puros criterios económicos sino que se encuentra influenciada en gran parte por percepciones y  expectativas”.

Sin embargo, la complejidad de este tipo de decisiones, se condice con el alto potencial de ahorro energético en viviendas existentes

La primera respuesta en la cual usualmente pensamos  es financiamiento. Cuando las personas tienen restricciones presupuestarias para invertir en mejorar la vivienda, ofrecer condiciones financieras atractivas (plazos, tasas) removerá la barrera financiera y aumentará el atractivo del beneficio esperado.  Pero no es la única condición para que las personas opten por mejorar sus casas.  El estudio revelo que, ademas de financiamiento, se requieren de las siguientes consideraciones que permitan lograr que el decisor pase a la acción:

Información.

Un programa de eficiencia energética en vivienda debe informar de la manera más precisa posible qué medidas fomenta y cuál será el beneficio real que generará a nivel del hogar. Para ello, es importante contar con una herramienta de cálculo que dé confianza a los actores (ejecutivos de bancos, ingenieros-evaluadores, propietario de la vivienda, etc.) y que permita estimar de manera fiable, objetiva y consistente cuáles serán los resultados de las intervenciones. La sobreestimación de los beneficios de las intervenciones calculadas existentes puede dañar la reputación del programa, al no satisfacer las expectativas generadas. En este sentido, las etiquetas de eficiencia energética que informan sobre el desempeño de una vivienda, antes y después de las intervenciones, pueden ser una herramienta que es extremadamente útil y sinérgica con las necesidades de un programa de mejora de vivienda existente.

Garantías.

Es importante tener un mecanismo que prevea qué hacer cuando las cosas no salen como esperado. La evaluación y propuesta de reacondicionamiento ¿no se realizó adecuadamente? o ¿la obra de reacondicionamiento no fue realizada de manera correcta? Entonces debe existir un mecanismo que prevea garantías y que defina penas o multas para aquellos que no cumplan con las estipulaciones contractuales diseñadas en el marco un programa de eficiencia.

Personal Capacitado.

Los evaluadores, implementadores e inspectores de obra deben estar fuertemente calificados en el diseño e implementación de programas de mejoramiento de viviendas a fin de asegurar una calidad técnica en el proceso. Certificaciones o acreditaciones para estos profesionales son herramientas claves para dar la seguridad necesaria sobre las calificaciones de los actores técnicos del programa.

Estas son algunos de los temas claves a abordar cuando se piensa en cómo fomentar la eficiencia energética en la vivienda existente. Todos los actores de la cadena deben ser informados y capacitados y deben tener confianza en el proceso y sus resultados. Un programa masivo de reacondicionamiento puede generar sustanciales ahorros energéticos y, al mismo tiempo, mejorar el confort térmico al interior de las viviendas. Comenzar la promoción de estos programas hoy, puede significar ahorros de largo plazo, pues una vez realizados el proyecto de eficiencia energética generarán beneficios de manera continua a lo largo de los años.

Paola Mendez

Desde el 2010, Paola Méndez trabaja como consultora de la División de Energía del Banco Interamericano de Desarrollo, basada en Washington, DC. Con más de 10 años de experiencia en el sector energía, ha apoyado el diseño, implementación y evaluación de operaciones de energía en las áreas de eficiencia energética, energía solar y electrificación rural en diversos países de América Latina y el Caribe. Antes del llegar al BID, trabajó en la Agencia Alemana de Cooperación Internacional (GIZ), en Alemania y Chile, implementando iniciativas bilaterales de cooperación energética. Ha trabajado, adicionalmente, como consultora independiente para organizaciones del sector público y privado en el área de energía. Es candidata a Doctor en Economía de la Universidad de Dauphine, cuenta con una Maestría en Desarrollo y Economía de la Universidad de Versalles en Francia y con el título de Ingeniera C. Industrial Eléctrico de la Universidad Federico Santa María de Chile.

3 razones de por qué la sostenibilidad apunta al crecimiento de las PYME


3 razones de por qué la sostenibilidad apunta al crecimiento de las PYME

Andrea Ortega

Para hacer negocios hoy, ya no solo es necesario pensar en la rentabilidad, sino también en la sostenibilidad, incluso en las pequeñas y medianas empresas (PYME). Pese a esto, hay muchos que todavía dudan en hacerlo, pues la inversión en esta área no garantiza un retorno inmediato. Por eso consideramos estas tres razones para invertir en la sostenibilidad de las PYME:

1.    La sostenibilidad es la salvación

Así lo anunciaba el Harvard Business Review en 2009, tras la crisis subprime, y lo reiteró el autor del libro The Big Pivot, Andrew Winston,  el año pasado en la misma publicación. Para el experto, la única forma de detener el calentamiento global y evitar que este afecte la productividad e incremente el costo de los commodities, es alineando las metas de las empresas con la reducción de la generación de carbono en al menos un 5% anual.

En el caso de las PYME esto es vital, debido a que sus márgenes de ganancias no siempre son altos y cualquier desajuste puede jugar en contra del equilibrio y desarrollo de las empresas. El problema es detectar a tiempo dónde se está gastando energía o recursos básicos de forma innecesaria.

Por ejemplo, la compañía Emerson Network Power detectó que para las empresas de tecnología, un 52% del consumo energético se gasta en cargas de información a sus servidores, mientras que el 38% restante se asocia al aire acondicionado de precisión. En estos casos, pequeños cambios como reemplazar los servidores que tengan más de seis años, pues consumen hasta el 64% y realizan apenas el 4% del trabajo, por unos más nuevos y compactos es uno de los cambios que permite generar ahorros. Así también, es importante reemplazar el aire acondicionado por free-cooling, sistema de refrigeración que aprovecha el aire exterior para reducir el gasto energético.

2.    Los consumidores buscan lo verde

Una encuesta conducida por Nielsen en 2014 a más de 30 mil personas, demostró que el 63% de los latinoamericanos estaría incluso dispuesto a pagar más por productos y servicios entregados por compañías con mayor responsabilidad social empresarial.

Esto para las PYME es valor agregado que puede determinar la decisión de compra de un cliente, sea una persona o una compañía. Puede resultar costoso para un pequeño restaurante invertir en todo un programa de responsabilidad corporativa al estilo de muchas multinacionales grandes. Sin embargo, algo tan simple como comprar ingredientes orgánicos de pequeños productores locales y pagarles un precio justo por sus productos podría representar un argumento de compra para cierta clientela.

Hoy, estudios como el Índice de Sostenibilidad de Walmart ponen en la lupa a las empresas que realmente están apostando por ser más amigables con el medioambiente. Además de EE.UU., el índice capta los mercados de Chile y otros cinco países. Así fortalece la imagen de las empresas y les agrega valor a su marca, lo que les puede abrir las puertas para trabajar con empresas de mayor calibre. IBM es un ejemplo, pues exige a todos sus proveedores dentro y fuera de Latinoamérica tener implementados sistemas de gestión ambiental y de responsabilidad social corporativa.

3.    Las PYME comprometidas con la sostenibilidad son más solventes

Un estudio de HealRWorld reveló que las PYME comprometidas con la sostenibilidad son más solventes que la media. En total, un 21% de los negocios activos en Estados Unidos serían categorizados como de alto riesgo. En comparación, sólo un 3% de los negocios sostenibles entran en esa misma categoría. De acuerdo al CEO de HealRWorld, la investigación demostró que hay una correlación fuerte entre el compromiso de las PYME con la sostenibilidad y su buen perfil crediticio.

Por esta razón, invertir en sostenibilidad en las PYME es una estrategia clave que les ayuda a los empresarios a aumentar el valor social y ambiental de sus negocios y competir con los más grandes. Para eso, existen iniciativas como la Semana de la Sostenibilidad, un entrenamiento que se realiza a más de 400 participantes de 180 instituciones financieras de toda Latinoamérica y el Caribe desde 1999. La idea es que las instituciones financieras aboguen por la sostenibilidad de las PYME en las que invierten. El evento, que se realiza cada año, se llevará a cabo en Asunción, Paraguay entre el 5 y el 9 de octubre.

Sobre la autora

Andrea Ortega es periodista de la Universidad de Chile y escritora. Trabajó por cinco años en el periódico chileno El Mercurio, donde recibió el premio de Calidad e Innovación en Periodismo Capa/Alltech en 2012. Adicionalmente, se especializó en economía y publicó un libro sobre la industria del retail en Chile, llamado “Chile: El Negocio del siglo XXI”. Previo a su ingreso a la Corporación trabajó como Coordinadora Nacional de Prensa para el Servicio Agrícola y Ganadero, del Ministerio de Agricultura en Chile y hoy cursa el Master de Estudios Profesionales de Relaciones Públicas y Comunicación Corporativa en la Universidad de Georgetown.