Archivos mensuales: May 2015

Cinco formas en la que la biodiversidad nos ayuda a innovar


Cinco formas en la que la biodiversidad nos ayuda a innovar

Cecília Reifschneider

Cada año, la ONU elige un tema para el Día Internacional de la Diversidad Biológica. Cada tema está orientado a incrementar la comprensión y el conocimiento de temas relacionados con la diversidad biológica. El cambio climático fue el tema central de 2007, justo antes del primer período de compromiso del protocolo de Kyoto. Como ya hemos mencionado anteriormente la biodiversidad y el cambio climático están íntimamente relacionados. Se estima que los corales prestan servicios en el Caribe valorados en mas de 5 mil millones de USD anuales y que de las 72.000 especies de plantas utilizadas con fines médicos 21% están en peligro de extinción. Celebrar un día parece insuficiente, pero en la lucha contra los modelos insostenibles, todos los esfuerzos cuentan. Este artículo en particular sigue este raciocinio, ya que el tema de 2015 es la biodiversidad para el desarrollo sostenible.

Siguiendo el espíritu de desarrollo sostenible y la biodiversidad a continuación te presentamos cinco proyectos sostenibles verdaderamente innovadores — que no podrían existir sin acceso a nuestro capital natural:

Concreto auto-reparable

Puede que no prestemos mucha atención a las bacterias, pero un estudio de 2004 nos informa que los patrones de diversidad bacteriana pueden ser cualitativamente similares a los observados para las plantas y los animales. Es gracias a esta diversidad, y a una bacteria productora de piedra caliza, en particular, que el investigador Henk Jonkers de TU Delft ha sido capaz de desarrollar un tipo de concreto que se repara solo (y que viene con una garantía de 200 años) y también ha sido nominado al Premio al Inventor Europeo.
 
Edificio que genera energía

En Hamburgo, los ingenieros de Arup han creado un proyecto piloto con una fachada bio-reactiva, gracias a microalgas vivas incrustadas en el material del edificio. Estas algas calientan el agua del edificio con la energía solar que absorben, mientras que proporcionan sombreado, privacidad, aislamiento térmico y reducción de ruido. Y por si esto fuera poco, una vez que madura también se puede cosechar el alga y fermentarla, produciendo así energía.

Envases renovables

Todavía no existe una caja de cartón 100% renovable, pero estamos cada vez más cerca de inventarla. Un ejemplo es la nueva Tetra Pak (desarrollada en sociedad con Braskem), siendo 78% de su contenido renovable, gracias a la caña de azúcar. ¿Quién sabe lo que encontraremos en otras plantas?

Paredes de depuración de aire

En Italia, unos diseñadores han inventado paneles de jardín vertical que regulan los niveles de humedad y limpian el aire de los espacios interiores, gracias a líquenes incrustados en una base de resina. El hecho de que benettiMOSS sea hermoso es además un valor añadido.

Agujas sin dolor

Hablando de valor añadido, los investigadores e ingenieros de la Universidad de Kansai en Japón han creado una aguja indolora después de un cuidadoso estudio sobre la boca de los mosquitos. Mientras que la biología no es una parte integral de estas nuevas agujas, este y otros diseños biomiméticos, serían imposibles de lograr sin acceso a diversos ejemplos biológicos.

Estas son sólo algunas de las innovaciones en las cuales se utiliza la biodiversidad para el desarrollo sostenible. Hay mucho más que decir, y hacer, en este tema por lo que en breve el BID lanzará un blog dedicado al Capital Natural.
 
Cecília Reifschneider

Cecília trabaja como consultora en diseño y comunicación en la División de Cambio Climático del BID en Washington DC. Trabaja en la estrategia de comunicación del área, implementa actividades en redes sociales y produce gráficos, infográficos y los materiales de la división. Antes de ingresar al BID en 2009, trabajó en agencias de publicidad y comunicación en Brasil con clientes como Nike y DHL Express. Cecília es licenciada en diseño gráfico por la Corcoran College of Art and Design (EEUU). Sigue a Cecilia en Twitter: @cicasays y en Instagram @cicasees

Banco FIE obtuvo AA en desempeño social


Banco FIE obtuvo AA en desempeño social

El Banco FIE obtuvo la calificación AA- en Desempeño Social en dos categorías: la primera de Desempeño Social y la segunda de Desempeño en Responsabilidad Social (RSE), siendo la más alta en América Latina, otorgada por la calificadora internacional de riesgo Microfinanza Rating.

La calificación AA- en Desempeño Social, que abarca el análisis de cuatro categorías (gestión de desempeño social,  protección al cliente y responsabilidad social, alcance y calidad de los servicios), estableció que Banco FIE tiene excelentes sistemas de gestión de desempeño social y protección al cliente.

La calificación AA- en RSE, que analiza las categorías de planificación, implementación, resultados RSE, alcance y calidad, determinó que la entidad tiene una excelente capacidad de planificación y monitoreo en su gestión de responsabilidad social.

Por otro lado, Banco FIE destaca de esta calificación la obtención de 98% de cumplimiento en el índice de transparencia, que se traduce en una comunicación efectiva y transparente a su clientela sobre las condiciones del servicio brindado. Este significativo porcentaje es un impulso para seguir trabajando en la misma dirección, buscando la excelencia en la atención financiera a todos los segmentos de la población boliviana.

La  Ley de Servicios Financieros, en su artículo 4, parágrafo I establece: «Los servicios financieros deben cumplir la función social de contribuir al logro de los objetivos de desarrollo integral para el Vivir Bien, eliminar la pobreza y la exclusión social y económica de la población”.

También señala que todas las entidades de intermediación financiera tienen la obligación de tener una calificación de desempeño social para  2014. Ésta debe ser entregada hasta el 30 de abril de 2015. Banco FIE cumplió esta disposición en la fecha señalada; sin embargo, es importante destacar que la entidad se somete a este tipo de calificaciones desde 2008.

Cambios en la base de la pirámide transformarán los mercados de América Latina y el Caribe


Cambios en la base de la pirámide transformarán los mercados de América Latina y el Caribe

Lourdes Gallardo, Especialista Sénior, Oportunidades para la Mayoría, Banco Interamericano de Desarrollo

Casi 70 millones de personas aumentaron su poder adquisitivo significativamente y 50 millones de latinoamericanos salieron de la pobreza durante la década.

De 2000 a 2010, América Latina y el Caribe (ALC) disfrutaron de una extraordinaria ola de crecimiento económico sostenido que ayudó a mejorar los ingresos y el bienestar de millones de personas que viven en la base de la pirámide (BDP). Según el Banco Mundial, casi 70 millones de personas aumentaron su poder adquisitivo significativamente y 50 millones de latinoamericanos salieron de la pobreza durante la década. Este cambio radical ha alterado drásticamente sus aspiraciones, prioridades, y el modo como interactúan con la sociedad.

Sin embargo, ¿podría la movilidad ascendente en términos de ingresos experimentada por la BDP en la región implicar un tamaño de mercado más pequeño en este segmento o una disminución de la demanda de productos y servicios accesibles y de alta calidad? No. A pesar de que el crecimiento de la población de la BDP desaceleró, las oportunidades para hacer negocios con ellos nunca han sido mayores. Quienes están en la BDP no solo están en mejor situación que hace una década, además, hoy en día hay decenas de millones de personas que cuyo ingreso ha aumentado y ahora pueden hacer gastos discrecionales. Muchos tienen necesidades insatisfechas en materia de educación, salud, vivienda y servicios financieros, entre otros sectores.
 
¿Cómo están las familias de la BDP asignando este ingreso discrecional? ¿Habrá un aumento en la demanda de bienes y servicios que podrían haber sido percibido tradicionalmente como lujos para este segmento, como las tecnologías de información y comunicación? ¿Cuáles son las oportunidades para el sector privado de acceder desde ahora un segmento de consumidores latentes que se convertirán en la clase media de la región en la próxima década.

Un ejemplo claro de las oportunidades que le esperan a las empresas dispuestas a ofrecer productos innovadores para a la BDP es el sector de las telecomunicaciones. Hoy en día más del 90 por ciento de la BDP reporta tener un teléfono celular que utilizan, en promedio, siete veces al día. Sin embargo, el 73 por ciento dicen que tienen teléfonos estándar – en una época en que los teléfonos inteligentes están revolucionando las industrias en el mundo desarrollado. La BDP en América Latina actualmente ve a los teléfonos inteligentes como aparatos que permiten a escuchar música y tomar mejores fotografías – por lo tanto, la mayoría de la gente no ve ningún valor añadido en poseer uno.

Las oportunidades de mercado que surgen de la baja penetración de los teléfonos inteligentes combinados con un mayor gasto en este sector por el segmento BDP en ALC podrían ser transformadoras. Las compañías de telecomunicaciones y tecnología podrían aumentar las ventas y el uso de los teléfonos inteligentes, y lograr una mayor penetración en el mercado. También podrían conectar a la BDP con el creciente universo de los desarrolladores de aplicaciones que han jugado un papel clave en la creación de nuevos mercados en los países desarrollados – y a los que se les daría un “lienzo en blanco” para trabajar en estas comunidades.

Los proveedores de contenido podrían llegar a este segmento con aplicaciones educativas, de salud y de servicios financieros, por nombrar algunas. Por ejemplo, el acceso a los servicios de salud móviles a través de los teléfonos inteligentes podría permitir la prevención, diagnóstico y tratamiento de enfermedades. Aplicaciones bancarias podrían permitir a la BDP acceder a crédito y otros productos financieros sin ir a una sucursal bancaria, que lleva un alto costo de oportunidad con respecto al tiempo y la pérdida de salarios.

Es importante destacar que el anonimato que ofrecen las aplicaciones móviles puede ayudar a resolver la desconfianza que tiene la BDP de las instituciones y la interacción cara a cara fuera de sus propias comunidades. Las compañías de telefonía móvil innovadoras que sean capaces de ofrecer una propuesta de valor adecuada a este segmento de mercado en evolución –combinando calidad, buen precio y la estrategia de mercadeo correcta– tendrán la ventaja de ser pioneros, ya que habrán creado un fuerte posicionamiento de marca en el mercado de la clase media emergente de América Latina.

El III Foro BASE en la Ciudad de México que tendrá lugar 29 junio-1 julio, conectará a empresas innovadoras, líderes de opinión, inversionistas de impacto y las instituciones de desarrollo para discutir y responder algunos de los principales cuestionamientos sobre la BDP de la región. La futura clase media de América Latina está a la espera de empresas que puedan formular los modelos de negocio adecuados en la siguiente década.

Unilever y Save the Children promueven hábitos saludables


Unilever y Save the Children promueven hábitos saludables

Unilever y Save the Children, junto a las principales autoridades distritales y municipales de El Alto, y la coordinadora de Salud y Educación de la Alcaldía alteña, Ana Choquehuanca, entregaron materiales educativos e insumos que permitirán a los niños de 10 escuelas del distrito 8 de El Alto conocer y aplicar buenos hábitos de limpieza.

El material entregado en instalaciones de la Subalcaldía de ese distrito consta de 40 filtros de agua, que facilitan la potabilización del líquido, 10 botiquines de primeros auxilios, 20 portapiletas caseras metálicas plegables que enseñan el correcto lavado de manos, dispensadores de jabón líquido y 40 rotafolios educativos que narran la historia de Margarita y Malvadín, dos personajes concebidos para promover de manera pedagógica los hábitos de higiene.

Los materiales serán utilizados por el Club de Higiene y Nutrición, que está integrado por niños y niñas de las mismas escuelas del distrito 8. Cada club está compuesto por 15 a 20 escolares que son capacitados y replican sus enseñanzas con sus compañeros mediante la metodología «niño a niño” creada por Save the Children.

La Fundación Unilever, desde 2013, a través de su marca de jabones antibacteriales Lifebuoy, apoya a Save The Children en las campañas educativas y de concienciación en 10 escuelas del distrito 8 de  El Alto con el propósito de difundir mensajes de higiene positivos y aplicación de buenos hábitos de limpieza como parte de su Plan de Vida Sustentable.

Unilever & Lifebuoy se proponen hacer una diferencia en la vida diaria de las personas, al ayudar a promover la salud y la higiene y, en particular, alentar a las personas a que se laven las manos con el primer jabón del mundo con ácido carbólico con potente factor anti bacterias. Desde su lanzamiento, Lifebuoy siempre ha sido considerado por sus consumidores más que un simple jabón.

El primer mandamiento en la generación de impacto social


El primer mandamiento en la generación de impacto social

Pablo Antón Díaz, Oportunidades para la Mayoría

El primer mandammiento para las empresas y organizaciones que quieran generar un impacto social, es adoptar mecanismo para medirlo. Todas las líneas tienen la longitud perfecta hasta el momento que son medidas, y lo mismo aplica para cualquier inversión de impacto social. Las anécdotas sobre un puñado de beneficiarios pueden ser instrumentos útiles para atraer la atención de cierto público o inversionistas, pero la única manera certera de constatar si el trabajo invertido realmente tuvo un impacto relevante sobre la vida de las personas atendidas es a través de la medición sistemática.

Sin embargo, a pesar de su relevancia, esta práctica no es aún tan común en el sector de inversiones sociales del sector privado. En cambio, la mayoría de reportes de impacto se centra en contar el número de unidades distribuidas o beneficiarios apoyados. Esto resulta insuficiente y termina por invalidar el propósito de lo que una “medición de impacto” realmente debería de ser: una fuente de información multidimensional sobre los beneficios que están siendo transferidos, su magnitud y su potencial de crecimiento.  

Las publicaciones sobre resultados que incluyen datos sobre el número de gente atendida y contienen historias alentadoras sobre algunos casos aislados de personas cuyas vidas fueron radicalmente cambiadas como resultado de la intervención de la organización (una práctica muy común en este sector), ciertamente pueden cumplir con toda cabalidad su propósito de promoción y mercadeo. Sin embargo, también pueden resultar engañosas al sobreestimar el verdadero impacto de la organización, ya que no hay manera de poder saber si la experiencia de los casos destacados es compartida por el promedio de los beneficiarios atendidos, o si estos fueron casos extraordinarios que se destacaron de todos los demás por pura suerte o cualquier otro factor no relacionado con la propia organización que publicó la historia.

¿De qué manera podemos realmente saber si el resto de los beneficiarios están mejor gracias a nosotros?. Los resultados individuales pueden variar y cada experiencia es única e irreplicable. Pero ¿Al menos será posible conocer si los resultados en general fueron positivos para la mayoría de ellos?. Es esencial poder entender cualquier efecto que sea atribuible a nuestra intervención, no solo por propósitos de supervisión o inclusive de promoción y mercadotecnia, sino para lograr conducir análisis relevantes que permitan mejorar la efectividad de nuestro producto o servicio e incrementar nuestra eficiencia operativa.

Para lograr esto, realmente tenemos que hacer un esfuerzo de entender quiénes son los miembros de nuestra población objetivo y cuáles son las distintas formas en las que interactúan con el producto o servicio ofrecido, en lugar de solamente intentar contar cuántos son (lo cual es simplemente un modesto primero paso).

Los métodos de evaluación y monitoreo utilizados para medir impactos sociales en el sector privado típicamente pueden ser divididos en dos extremos. De un lado, tenemos los sistemas de gestión de la información  con métricas estandarizadas que se utilizan actualmente como fuente para el tipo de reportes mencionados anteriormente. Estos instrumentos típicamente son limitados en el tipo de indicadores que pueden medir y están basados exclusivamente en datos reportados por las mismas compañías implementadoras. Por eso, en la mayoría de los casos apenas son capaces de contar el número de beneficiarios alcanzados, más de ninguna manera servirían para hacer una exposición sobre los beneficios que (supuestamente) fueron transferidos a ellos.

Del otro lado, tenemos a las evaluaciones de impacto y a su variante más de moda, los RCTs (experimentos aleatorios de control, por sus siglas en inglés), los cuáles son considerados por la academia especializada en temas de desarrollo social como la metodología más creíble para lograr cuantificar el impacto de cualquier intervención social. Durante la última década, los RCTs han gozado de la aceptación generalizada del sector como la mejor herramienta para determinar qué funciona y qué no en el campo del desarrollo internacional, y para refutar mitos y nociones preconcebidas erróneas. Su principal inconveniente, sin embargo, es que este tipo de evaluaciones pueden ser sumamente costosas y toman varios años en ser realizadas (si todo sale de acuerdo a lo planeado).

El objetivo máximo de la práctica de “medición del impacto” de nuestro sector debería ser poder encontrar un balance entre estos dos polos extremos: un equilibrio entre los datos compartidos por las compañías de nuestro portafolio, e información valiosa que nos otorgue lecciones y  conocimiento enriquecedor sobre los beneficios que logramos transferir a la gente. No obstante, parece ser que actualmente existen muy pocos esfuerzos en nuestro sector que estén intentando cerrar esta brecha. Para entender el por qué, necesitamos examinar el razonamiento detrás de la información que está siendo solicitada de las compañías apoyadas por parte de los inversionistas, la cual se enfoca principalmente en monitorear cómo se usaron los recursos y determinar cuántas vidas se tocaron. Sin embargo, desde un punto de vista analítico, hacer esta pregunta otorga muy pocas respuestas.
 
Como parte de mis esfuerzos por encontrar este punto medio, viajé recientemente a Ecuador con el propósito de mejorar el nivel de granularidad de la información que nos reportaba una de las instituciones financieras en nuestro portafolio, la cual trabaja con poblaciones vulnerables en zonas rurales. Después de reunirme con su departamento de contabilidad y revisar sus bases de datos internas, logré hacer un diagnóstico detallado sobre sus capacidades de reporte. Esto me sirvió para descubrir una vasta gama de información útil y detallada sobre los clientes, la cual desconocíamos hasta ese momento, y que podía ser complemetaria para entender mejor el impacto de las operaciones de la institución financiera.

Esta institución fomenta vínculos muy cercanos con su clientela y gracias a esto tienen acceso a más información sobre ellos y sus actividades económicas que el promedio de instituciones financieras; lo que enriqueció nuestro análisis sobre el impacto en los beneficiarios. Además, debido a esta conexión cercana, la institución también puede aplicarles con más facilidad un cuestionario de salida al momento que repagan su crédito, lo cual nos permitirá empezar a tener puntos de información sobre cada cliente para poder hacer el comparativo antes/después en algunas métricas de interés, como el nivel de ingreso y monto ahorrado. Para los productos para el mejoramiento o construcción de infraestructura comunitaria, también logramos obtener datos sobre el número de personas que beneficia directamente cada proyecto, y en ciertos casos, hasta logramos obtener datos que apuntan hacia una mejora en niveles de conocimiento técnico y tasas de empleo. De igual manera, encontramos también señales de cierta discrepancia en los niveles de eficiencia de algunos proyectos, al descubrir que sus costos habían variado considerablemente a pesar de que el uso de fondos y escala de los mismos eran muy similares.

Aunque es posible que nunca utilicemos esta información sobre impactos del proyecto propiamente en una evaluación de impacto rigurosa (y por lo tanto no podremos identificar con certeza si la causa de estas mejorías observadas es atribuible a los créditos otorgados), el que hayamos logrado recopilar estos datos sin incurrir en costos mayores será extremadamente enriquecedor para permitirnos hacer un análisis más completo y aumentar nuestra capacidad de hacer una medición más holística del impacto de su modelo de negocio.

En un sector dominado por especialistas financieros e inversionistas, es vital hacer todos los esfuerzos necesarios para promover un mejor entendimiento de los matices y las complejas interacciones en la creación de impactos social, rechazando aquellas posturas que insisten querer ver el beneficio social como un simple aditivo con el que se puede condimentar cualquier modelo de negocio (inclusive en aquellos casos donde el enfoque sea destinado a poblaciones de bajos recursos). Después de todo, la cruda realidad es que el impacto social no se genera simplemente por atender a gente de la base de la pirámide, y contar el número de beneficiarios de un proyecto tampoco es suficiente para probar su existencia.

Debemos hacer un esfuerzo para comprender las concesiones que existen entre los retornos financieros y los sociales. Necesitamos poder constatar que los productos o servicios que estamos distribuyendo están haciendo más bien que mal en el largo plazo, y que los beneficios que generan son sostenibles. Por último, debemos poder generar de manera más accesible mejores pruebas de qué es lo que mejor funciona cuando se trata de modelos de negocio de este tipo. No nos podemos dar el lujo de no aprender de nuestros errores. Este es aún un sector relativamente nuevo, y nos queda mucho camino por recorrer.

Con el objetivo de estimular la discusión alrededor de este y otros temas relacionados con inversión de impacto y el potencial de negocio y desarrollo en los mercados de la base de la pirámide, el BID celebrará el III Foro BASE en la Ciudad de México del 29 de junio al 1o de julio en el Centro Banamex.

Siete estudios de como empresas pueden ahorrar dinero (y energía)


Siete estudios de como empresas pueden ahorrar dinero (y energía)

Emiliano Detta y Christoph Tagwerker

El hecho de que las empresas pueden beneficiarse al hacer un uso eficiente de la energía no es una novedad. Pero ¿exactamente cuánto dinero se puede ahorrar simplemente cambiando una caldera, o mejorando el aislamiento de ventanas? Con el fin de ayudar a las empresas en su camino hacia un uso más eficiente de la energía, hemos producido siete casos de estudios de viabilidad tecno-económica los cuales nos cuentan, en solo dos o tres páginas, cuales pueden ser  los ahorros posibles al implementar diferentes soluciones de eficiencia energética.

Esperamos que estos estudios, que se basan en casos en Chile, resulten útiles para la implementación de diferentes proyectos por toda América Latina inspirándoles a buscar  su propia solución eficiente.
 
Mejorando el aislamiento en casas
El cambio de materiales de muros y marcos permite ahorrar al menos un 50% de energía con respecto al consumo actual de las viviendas estándar. La incorporación de tecnologías para mejorar el aislamiento de viviendas permite a desarrolladores ofrecer al mercado casas más atractivas, con información acreditada de su comportamiento energético.

Mejorando el aislamiento de ventanas en edificios nuevos
La instalación de ventanas con menor transmitancia térmica permite ahorros de al menos un 50% con respecto al consumo actual de los edificios existentes en Chile. Este proyecto consiste en pre-calificar un edificio bajo la “Calificación Energética de Viviendas” de Chile. Esta pre-calificación se realiza durante la etapa de construcción y permite que se entregue una etiqueta de eficiencia energética antes de que este se realice inversiones importantes.

Recambio de caldera de gas natural
Una empresa de fabricación de cajas impresas de cartón corrugado puede ahorrar hasta US$ 163.000 por año al recambiar sus calderas por unas más eficientes y modernas. El caso base para esta tecnología lo realizamos en una empresa chilena cuyo proceso productivo consume 2 energéticos: el gas natural y la electricidad.

Recambio de calderas en industria alimenticia
Al recambiar calderas a base de petróleo por una caldera de biomasa en una empresa de elaboración de conservas de productos del mar se proyecta un ahorro de más de US$ 770.000 al año, reduciendo también las emisiones contaminantes. Además, se dejarían de emitir 5.900 toneladas de CO2 por año debido a que la biomasa es residual y se considera que no tiene impacto en términos de emisiones de CO2.

Instalando variadores de frecuencia en escaleras mecánicas
El uso de variadores de frecuencia en 22 escaleras mecánicas de un centro comercial en Chile permite ahorrar US$29.508 al año. En un centro comercial de tres niveles con 22 escalas mecánicas que funcionan solo en subida o solo en bajada se desarrolló un caso base de implementación para conocer los ahorros reales de esta tecnología.

Eficiencia energética en industria de procesamiento de cobre
Al instalar nuevas tecnologías y efectuar la conexión inteligente de los procesos de generación de energía en una empresa chilena de fabricación de alambrón, se ahorra el 7% de energía en la planta que equivale a US$ 165.000 por año.

Energía fotovoltaica de autoconsumo en sectores industrial y comercial
El mercado de proyectos de energía solar fotovoltaica de gran escala ha crecido exponencialmente en los últimos años en Chile y ya es considerado un mercado maduro. Sin embargo el mercado de energía fotovoltaica de autoconsumo para el sector industrial y comercial todavía está en una fase muy incipiente con muy pocos proyectos en planificación y operación a pesar de tener un potencial por encima de US$ 2.000 millones. Para demostrar que la energía solar fotovoltaica de autoconsumo representa una posibilidad factible para reducir los costes de energía de una empresa industrial o comercial, se han estudiado cuatro casos concretos con diferentes empresas y en diferentes lugares.

Aprenda más sobre planetBanking, el pilar ambiental de beyondBanking que fomenta el desarrollo de una industria financiera comprometida con el medioambiente.
Acceso a los estudios en: http://blogs.iadb.org/cambioclimatico/2015/05/12/siete-estudios-de-como-empresas-pueden-ahorrar-dinero-y-energia/

Banco Mercantil Santa Cruz lanza Centamaratón


Banco Mercantil Santa Cruz lanza Centamaratón

El Banco Mercantil Santa Cruz (BMSC) lanzó ayer la segunda versión del Centamaratón de apoyo a los programas de responsabilidad social, campaña que se desarrollará este 13 de junio y será transmitida por la red PAT.

El programa de responsabilidad social apoya a proyectos de salud para la compra de recetas y cirugías gratuitas de manos, así como a la escuela deportiva para niños en situación de calle. También promueve la formación técnica superior universitaria de jóvenes de escasos recursos.

Este año, entre sus actividades, subastará una camiseta y una pelota autografiada por todos los jugadores del Club Real Madrid, una gorra firmada por el futbolista James Rodos para un partido del Real Madrid en el estadio Santiago Bernabéu (Madrid) en la temporada 2015-2016.

La población sensibilizada con estas actividades puede realizar sus aportes en las 27 agencias de todo el país que atenderán extraordinariamente de 16:00 a 20:00 horas el día de la Centamaratón.

América Latina y el Caribe será la primera región en el mundo en alcanzar el acceso universal a la energía eléctrica


América Latina y el Caribe será la primera región en el mundo en alcanzar el acceso universal a la energía eléctrica

Alice Driver

El primer objetivo de la Energía Sostenible para Todos, una iniciativa de las Naciones Unidas, es facilitar el acceso universal a los servicios modernos de energía para el año 2030. Ninguna región está más cerca de llegar a esa meta que América Latina y el Caribe, por lo que el Banco Interamericano de Desarrollo, que coordina la iniciativa Energía Sostenible para Todos en las Américas, ha dado su apoyo para ayudar en la planificación para acceso universal en América Latina y el Caribe. El 5 de junio de 2014 en el Foro de SE4All en Nueva York, el presidente del BID, Luis Alberto Moreno, anunció que, “El BID dará apoyo a los países miembros que lo soliciten para hacer planes nacionales para el acceso universal a la energía moderna.”

El Segundo Foro Anual de la Energía Sostenible para Todos de las Naciones Unidas se llevará a cabo el 17-21 de mayo 2015, y a medida que se acerca, la cuestión de cómo apoyar a los países en sus esfuerzos para lograr el acceso universal a la electricidad se convierte en la cuestión más importante. En el caso de América Latina y el Caribe, varios países están a unos pocos miles de hogares de lograr el acceso universal.

Con la planificación y la inversión, la región puede lograr el objetivo de SE4All de proporcionar acceso universal a la electricidad. Aunque existe la necesidad de una mayor coordinación en la región, hay muchos indicadores prometedores que demuestran el potencial para lograr el acceso universal.

  • En 2013, América Latina y el Caribe habían logrado un 96% de acceso, y dos países, Barbados y Bahamas, ya han alcanzado básicamente 100% de acceso a la electricidad.
  • Tres países de la región están a sólo unos miles de casas para llegar al acceso universal a la energía: en Uruguay el déficit de acceso es de solo 6400 viviendas, en Costa Rica 7300, y en Trinidad y Tobago 11900. Al cerrar estas brechas, la región tendrá varias historias de éxito para proporcionar ejemplos a otros países de la región.
  • Existe una estrecha relación entre el aumento de la calidad de vida y el acceso a servicios energéticos modernos. Por ejemplo, el acceso a la electricidad también ofrece otros servicios de transformación como luz para las escuelas y clínicas de salud, y bombas de agua para el saneamiento. La iniciativa SE4All de las Naciones Unidas está poniendo de relieve la calidad de vida, centrándose en la relación entre la energía y la salud de las mujeres.
  • Muchas familias de la región dependen en gran medida de la biomasa para cocinar, lo que plantea riesgos para la salud de aquellos que pasan más tiempo en casa – las mujeres y los niños. Haciendo que el acceso a la electricidad sea universal, significa también que los ciudadanos pueden tener más opciones para cocinar en forma menos contaminante y más segura.

Invertir en el acceso universal significa también pensar en la sostenibilidad de los sistemas y asegurarse de tener planes de largo-plazo para el mantenimiento y la conservación de inversiones y proyectos. Si inicialmente se proporciona acceso a la electricidad, pero más tarde la electricidad se convierte en intermitente o poco confiable, entonces los logros alcanzados en términos de acceso se reducirán. Javier Castillo Antezana, experto en electrificación rural del BID, ha creado una Calculadora de Acceso Sostenible para evaluar la sostenibilidad de los proyectos de electrificación, y su modelo tiene en cuenta dichos factores. La verdad es que el logro de 100% de acceso a la electricidad requerirá una planificación a largo plazo, una gran cantidad de inversión y de modelos de negocios ad-hoc (principalmente para los sistemas aislados), incluidos los temas de operación  y mantenimiento (O & M), y de tarifas adecuadas, porque, sin tener cuidado acerca de la sostenibilidad del servicio, el acceso universal podría lograrse por un corto período de tiempo y luego rápidamente volverse a perder.

Alice Driver

Alice Driver es responsable de la comunicación para la División de Energía del BID y trabaja con la iniciativa de Energía Sostenible para Todos Américas. Driver completó su estancia posdoctoral en la Universidad Nacional Autónoma de México en 2013 dónde trabajó con el Centro de Investigaciones sobre América del Norte.

¿Cómo la caída de precios de petróleo afecta las energías renovables?


¿Cómo la caída de precios de petróleo afecta las energías renovables?

Juan Roberto Paredes

Algunas señales recientes en el mercado muestran una correlación entre bajos precios del petróleo e impactos negativos en la industria de las renovables. El ejemplo más claro se ha presentado en los últimos meses con empresas fabricantes de tecnología solar, en países como Estados Unidos o China, cuyas acciones han perdido valor en bolsa al mismo ritmo que las acciones de empresas petroleras. El índice Bloomberg Intelligence Global Large Solar, que reúne a 21 compañías del sector, ha caído más de 40% desde mediados de junio de 2014, mientras que los tres fabricantes chinos más grandes  de paneles fotovoltaicos han perdido entre 50% y 75% de su valor en bolsa.

Este comportamiento de inversionistas de mercados de valores puede atender a una expectativa de que la generación de electricidad con derivados del petróleo esté compitiendo directamente con la de fuentes renovables. Sin embargo, eso no es del todo cierto ya que en Estados Unidos y China, y la mayoría de los países desarrollados, la mayor parte de la electricidad es generada con carbón y gas natural, que serían entonces los verdaderos competidores de las renovables y no el petróleo. Por lo tanto una baja en los precios del petróleo no debería afectar negativamente en el corto plazo el interés por las inversiones en las renovables. Por otro lado, la mayoría de contratos de suministro de gas natural a generadores aún continúan ligados al precio internacional del petróleo, especialmente en Europa, y aunque esta situación está cambiando, sí podría afectar en el mediano y largo plazo a la industria de las energías limpias.

Históricamente las inversiones en renovables han sido motivadas por otro tipo de razones, como los esfuerzos globales para reducir las emisiones de carbono y mitigar los efectos del cambio climático, la reducción de costos en países altamente dependientes de fuentes fósiles, la diversificación de la matriz eléctrica y la seguridad energética.  De hecho Deutsche Bank y Goldman Sachs, dos grandes financiadores e inversionistas en renovables, aseguran que el crecimiento del sector continuará fuerte este año independientemente de los cambios en los precios del petróleo, considerando que las inversiones en renovables se han mantenido a un nivel constante y sin grandes variaciones en los últimos 3 años, incluso con precios del carbón decrecientes, uno de sus competidores directos.

Por otro lado, los costos de la electricidad generada con renovables se han reducido de gran manera en los últimos 5 años: 78% para la solar fotovoltaica y 58% para la eólica. En sitios con buen recurso de viento y sol, la electricidad con fuentes renovables es competitiva, llegando a ser más barata que la generada con derivados importados del petróleo o con gas natural. De acuerdo a la consultoría  Energy Intelligence, en Europa el precio del petróleo tendría que llegar a $14.6 dólares por barril para igualar el precio de producción que se obtiene a partir de la energía eólica, o de $38 dólares para la fotovoltaica. Estas cifras muestran el margen de competitividad que aún tienen estas tecnologías frente a una mayor reducción del precio del petróleo.  Un cálculo similar teniendo en cuenta las condiciones locales del viento en México muestra que el petróleo debería llegar a un precio de $12.3 dólares por barril para ser competitivo con los precios que alcanza la energía eólica en ese país.

A pesar de que desde mediados del 2014 el precio del petróleo ha venido en descenso, las cifras de inversiones en el sector de las energías limpias para el mismo año aumentaron 16% respecto al 2013   situándose en $310 mil millones de dólares según reporta Bloomberg NEF. Tal vez sea demasiado temprano para concluir sobre la existencia de un efecto negativo real sobre el mercado de las renovables pero estas cifras parecen indicar lo contrario por el momento.   El único sector que sufrió un retroceso en inversiones fue lógicamente el de los biocombustibles, ya que estos sí compiten directamente con la gasolina (derivada del petróleo) y seguirán viéndose afectados, asumiendo que los gobiernos transfieran inmediatamente la reducción de precios del petróleo al precio de la gasolina.
 
Juan Roberto Paredes

Juan es responsable de la asesoría técnica de los proyectos en energías renovables financiados por el banco, incluyendo eólicos y solares. También ha trabajado con varios gobiernos de la región en estudios y diseño de políticas para la integración de las energías renovables no convencionales en los sistemas eléctricos, redes inteligentes y proyectos de integración eléctrica regional. Anteriormente ha estado vinculado con desarrolladores privados y consultorías de proyectos en energía renovable en Alemania, España y el Reino Unido. Ha realizado estudios de Ingeniería Mecánica y Física en la Universidad de Los Andes en Bogotá, Colombia y una maestría en Energías Renovables de la Universidad de Oldenburg en Alemania. También cuenta con cursos de especialización en Infraestructura de la Universidad de Harvard, Energía y Cambio Climático en el MIT, e Innovación en Energía en la Universidad de Stanford. Sigue a Juan en Twitter: @juanrenovable