Archivos mensuales: Ene 2015

PACTO MUNDIAL DE LAS NACIONES UNIDAS


PACTO MUNDIAL DE LAS NACIONES UNIDAS

A partir del 30 de Diciembre de la gestión pasada, la FEPC dentro el marco del Observatorio de RSE, es miembro adherido al Pacto Mundial de la ONU (UN Global Compact), con el compromiso de trabajar en pro de la implementación de los 10 principios universalmente aceptados y como máxima entidad del sector empresarial instar a las empresas a su adopción, fomentando de esta forma la base principal de la Responsabilidad Social Empresarial.

El Pacto Mundial de las Naciones Unidas, es una iniciativa voluntaria, en la que las empresas y diversas organizaciones se comprometen a linear sus estrategias con los 10 Principios Universalmente aceptados en 4 áreas temáticas principales: derechos humanos, estándares laborales, medio ambiente y anti-corrupción. Son aproximadamente 12,000 participantes en más de 145 países, constituyéndose en la iniciativa de ciudadanía corporativa más grande del mundo.

El Pacto Mundial incita a las empresas a la construcción de la legitimación social de las corporaciones y los mercados. Las empresas que se adhieren a esta iniciativa comparten la convicción de que las prácticas empresariales basadas en principios universales contribuyen a la edificación de un mercado global más estable, equitativo e incluyente que promueven sociedades más prósperas.

Los 10 Principios del Pacto Mundial de las Naciones Unidas en materia de derechos humanos, trabajo, medio ambiente y anti-corrupción gozan de consenso universal y se derivan de:
• La Declaración Universal de los Derechos Humanos.
• La Declaración de la Organización Internacional del Trabajo relativa a los Principios y Derechos Fundamentales en el Trabajo.
• La Declaración de Río sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo.
• La Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción.

El Pacto Mundial de la ONU pide a las empresas adoptar, apoyar y promulgar, dentro de su esfera de influencia, un conjunto de valores fundamentales enmarcados en los 10 principios universalmente aceptados:

Derechos Humanos

Principio 1: Las Empresas deben apoyar y respetar la protección de los derechos humanos fundamentales reconocidos universalmente, dentro de su ámbito de influencia.
Principio 2: Las Empresas deben asegurarse de que sus empresas no son cómplices de la vulneración de los derechos humanos.

Estándares Laborales

Principio 3: Las empresas deben apoyar la libertad de Asociación y el reconocimiento efectivo del derecho  a la negociación colectiva.
Principio 4: Las Empresas deben apoyar la eliminación de toda forma de trabajo forzoso o realizado bajo coacción.
Principio 5: Las Empresas deben apoyar la erradicación del trabajo infantil.
Principio 6: Las Empresas deben apoyar la abolición de las prácticas de discriminación en el empleo y ocupación.

Medio Ambiente

Principio 7: Las Empresas deberán mantener un enfoque preventivo que favorezca el medio ambiente.
Principio 8: Las empresas deben fomentar las iniciativas que promuevan una mayor responsabilidad ambiental.
Principio 9: Las Empresas deben favorecer el desarrollo y la difusión de las tecnologías respetuosas con el medio ambiente.
Anti-corrupción:
Principio 10: Las Empresas deben trabajar en contra de la corrupción en todas sus formas, incluídas la extorsión y el soborno.

Bonos verdes: Financiamiento innovador para proyectos bajos en carbono


Bonos verdes: Financiamiento innovador para proyectos bajos en carbono

Los mercados de capital podrían aportar una solución al déficit de financiamiento para proyectos pequeños de energía limpia y eficiencia energética a través de un instrumento que últimamente ha estado en boca de todos: los bonos verdes.

Los bonos verdes son una innovadora fórmula que da a los inversionistas la oportunidad de apoyar proyectos con bajas emisiones de carbono, ya que los bonos destinan su capital a proyectos beneficiosos con el medio ambiente y resilientes al cambio climático, tales como proyectos de energía limpia, eficiencia energética en edificios comerciales o proyectos de transporte público, mientras que ayudan a los países a adaptarse y mitigar el cambio climático.

Un innovador proyecto apoyado por el BID facilita el acceso a este nuevo tipo de instrumento para inversionistas locales y de instituciones internacionales, al tratarse del primer bono verde titulizado en la región que cumple con los lineamientos de los Principios de Bonos Verdes (GBP, por sus siglas en inglés).

Uno de los principales obstáculos con los que se enfrentan los proyectos de energía limpia y eficiencia energética es la ausencia de financiamiento de largo plazo, especialmente para los proyectos pequeños (≤ 5 MW), ya que los inversionistas y prestamistas se enfocan principalmente en proyectos de gran envergadura. Las fuentes de financiación a las que tienen acceso estos proyectos habitualmente son costosas, limitadas, requieren altas garantías y tienen vencimientos de muy corto plazo.

El proyecto busca titularizar una serie de proyectos de energía limpia y de eficiencia energética originados por las empresas de servicios energéticos a fin de obtener financiación en los mercados de capital con mejores condiciones financieras y vencimientos que respondan a las necesidades específicas de cada proyecto. A su vez, apoya la innovación tecnológica de estas empresas mientras se enfoca en los sectores claves que pueden contribuir a la reducción de gases de efecto invernadero o GEI.

Este proyecto ayudará a las empresas de servicios energéticos a acceder a los mercados de capital a través de la emisión de bonos verdes. Por lo tanto, este proyecto contribuye al desarrollo del mercado de capital de México, sentando un importante precedente en esta clase de activos.

Todas las empresas de servicios energéticos que deseen acceder a esto Bonos Verdes deben:
• Utilizar los ingresos en categorías apropiadas de proyectos verdes
• Contar con un proceso de evaluación y selección de proyectos
• Separar la gerencia de los ingresos y que esto sea supervisado por el emisor
• Cumplir con los requisitos de reporte periódico.
 
El BID ofrece a las empresas de servicios energéticos un paquete financiero de hasta US$106 millones en dos etapas, con otros US$19 millones movilizados por el Clean Technology Fund (CTF).

La estructura incluye financiación bajo una línea de crédito rotativa (hasta US$50 millones en un plazo de hasta 8 años) para financiar proyectos de energía limpia y eficiencia energética. También incluye garantías del BID y del CTF para respaldar la emisión de los bonos verdes titularizados.

Los recursos obtenidos de cada emisión de bonos verdes se utilizarán para reponer el crédito rotativo, para almacenar nuevos proyectos y subsecuentemente titularizarlos. Se espera que este movimiento permita hacer al menos tres colocaciones de bonos verdes cada 18 a 24 meses.

Esta estructura podría replicarse en mercados de capital por toda América Latina y el Caribe o con otros activos subyacentes.

PROGRAMAS DE RSE – EMPRESAS BOLIVIANAS


PROGRAMAS DE RSE – EMPRESAS BOLIVIANAS

BANCO SOL – dona a Uyuni libro de Wálter Nosiglia:

En el marco de su Programa de Responsabilidad Social Empresarial (RSE), BancoSol donó a la Alcaldía de Uyuni la toda la segunda edición de “Inspirando a un país”, libro de fotografías de la primera participación de Wálter Nosiglia en el rally Dakar.

CLUB DE FARMACORP – lanza nueva imagen y más premios:

Farmaclub, el club de socios de Farmacorp, presentó una imagen renovada y anunció más premios y sorpresas en beneficio de sus clientes. El club cuenta con más de 650 mil socios activos en siete ciudades del país que realizan unos 2 mil canjes por mes.

BANCO GANADERO– habilita  herramientas digitales:

Con la misión de ampliar los conocimientos de los usuarios, el Banco Ganadero usa herramientas digitales para impartir educación financiera. “¿Cómo administrar las finanzas personales?” es el primer módulo que se difunde a través de una plataforma virtual.

PRO BOLIVIA– Artesanas abren centro de producción de hilo:

Un total de 370 artesanas del municipio cochabambino de Cocapata con el apoyo de Pro Bolivia, entidad desconcentrada del Ministerio de Desarrollo Productivo, abrieron el Centro de Producción de Hilo Artesanal en la comunidad de Calientes.

VIVA– habilita Fidepuntos para cambiar por crédito:

VIVA lanzó Fidepuntos Club con el objetivo de premiar a sus usuarios prepago y postpago de telefonía y de Internet móvil 4G con la acumulación de puntos por consumo, compra de Bolsas VIVA o pago de facturas. Desde el 15 de enero se puede canjear puntos por crédito.

FIE – ofrece financiamiento para estudios superiores:

Banco FIE, con el propósito de promover el acceso a financiamiento para iniciar o concluir estudios técnicos y/o universitarios, ofrece el Financiamiento Educativo “El futuro en tus  manos” en condiciones “muy favorables” para los jóvenes.

LA BOLIVIANA CIACRUZ– entregó mapas de Uyuni:

En acuerdo con el Gobierno Municipal de Uyuni, La Boliviana Ciacruz Seguros, auspiciador de Wálter Nosiglia en el rally Dakar 2015, distribuyó más de 40 mil mapas de la  ciudad durante los días que la competencia que recorrió suelo boliviano.

TIGO – lanza paquete que incluye tres servicios:

Tigo lanzó una oferta que incluye un teléfono de última generación, un dispositivo para acceder a Internet LTE y una suscripción a Tigo Star. Ambos equipos y la suscripción a Tigo Star cuestan Bs 1 cada uno. El monto mensual por los tres beneficios es de Bs 815.

Geotermia y el precio del petróleo: este es el momento oportuno


Geotermia y el precio del petróleo: este es el momento oportuno

Cuando cae el precio del petróleo, hay ganadores y perdedores. Se suele pensar que todas las energías renovables pierden frente al barril barato, pero no es así. Una fuente renovable que gana es la geotermia.

Tanto los países de la costa del Pacífico de América Latina como los del Caribe cuentan con importantes recursos geotérmicos; sin embargo, no han sido bien utilizados. La energía geotérmica aprovechada en la región se estima en apenas 4 o 5% de su potencial. Tal como demuestra esta gráfica, la geotermia actualmente representa una mínima porción de la matriz energética de  América Latina y el Caribe.

Esta situación está cambiando. Muchos países –con la colaboración del BID– están trabajando en el desarrollo de nuevas plantas geotérmicas para que esta tecnología se transforme en una realidad para la región. Hemos visto cada vez más actividad, ya sea en forma directa (en la fase de exploración o construcción de proyectos) o indirecta (a través de políticas que propician las inversiones).

La caída del precio del petróleo en los últimos meses podría impulsar estos esfuerzos. Se trata de una simple cuestión de oferta y demanda.

La industria geotérmica comparte con la industria petrolera todos los servicios de perforación, los cuales pueden llegar a representar hasta el 50% del presupuesto total de un proyecto.

Cuando el precio del barril está alto, la industria petrolera reinvierte parte de sus utilidades en la exploración de nuevos campos, así que los precios de los servicios de perforación tienden a aumentar por la alta demanda. Esta presión hacia arriba de los precios afecta de igual manera a los proyectos geotérmicos.

Lo inverso ocurre cuando baja el precio del barril: La industria petrolera se dedica a explotar las reservas y deja a un lado la exploración de nuevas áreas. Se aumenta la disponibilidad de servicios y equipos de perforación, abriendo la oportunidad de contratarlos a precios más bajos.

En este caso, un revés para la industria petrolera representa una ventaja para la geotermia. O sea, este es el momento de la geotermia. Ahora cabe a los gobiernos fomentar las inversiones y a los empresarios aprovechar esta oportunidad.

El cambio climático y el sesgo del presente


El cambio climático y el sesgo del presente

Invitado / Guest – Bolivia, concurso, Ganador

Johan Yugar, ganador del concurso de blogueros

A pesar de que es un impresionante triunfo de la evolución, nuestro cerebro, de cuando en cuando, muestra también sus falencias. Una de estas falencias es que tenemos serios problemas cuando se trata de tomar decisiones que involucren al futuro. Somos muy malos previendo nuestras preferencias futuras, o estimando las posibilidades reales de que cumplamos nuestros objetivos. Somos también muy malos estimando el valor futuro de las cosas o, en todo caso, tenemos un sesgo que nos lleva a favorecer la gratificación inmediata.

De estas inconsistencias temporales  se originan algunos comportamientos perniciosos y persistentes, tanto en lo personal como en lo social. En este momento entendemos plenamente que el Cambio Climático es real, que tiene directa implicación con nuestras actividades, y que solamente cambios drásticos en nuestras prácticas nos permitirán evitar lo peor de sus efectos 1. Aun así, este sesgo del presente nos lleva a subestimar los efectos futuros y postergar las urgentes y necesarias acciones.

La importancia del Cambio Climático como amenaza a nuestro futuro está muy presente en la opinión pública. Mediciones como el Eurobarómetro 2, o este estudio de la Universidad de Yale 3 prueban que cada vez más gente entiende que el Cambio Climático es la amenaza más importante para nuestro futuro individual y colectivo.

Este incremento en la concientización del público no se ha traducido en nuevas políticas públicas que lleven a reducciones de emisiones de la intensidad necesaria, ni tampoco han motivado los cambios personales que se esperarían, excepto en una pequeña parte de la población.

El sesgo del presente es parte de lo que hace tan difícil de combatir al Cambio Climático. Se nos pide tomar medidas y hacer sacrificios en beneficio de nuestro yo futuro, pero a pesar de lo mucho  que quiero a ese sujeto, preferiría que él se ocupe de sus propios problemas (y si es posible, también de los míos). El sesgo del presente nos coloca en ese camino de inacción, en el que la duda nos lleva a no tomar medidas, y en el que vemos los problemas como ajenos y distantes.

¿Y qué podemos hacer?

Pues podríamos aplicar a este tema algunos de los consejos que usualmente dan los psicólogos a los procrastinadores.

1. Establecer metas claras. Uno de los problemas con las negociaciones dentro la UNFCCC es que se están buscando compromisos globales de reducción, y aunque este podría ser el modo más efectivo de actuar en el largo plazo, esta discusión ha paralizado a los países y evita que estos adopten metas de reducción nacionales o regionales.

2. Buscar el lado positivo. Las medidas que necesitamos pueden resultar traumáticas para nuestras economías. El beneficio de largo plazo es difícil de visualizar. Sería bueno poner énfasis en los beneficios más inmediatos de las medidas, como la reducción de costos en salud u otros beneficios económicos que se desprenden de planes que reduzcan la circulación de vehículos.

3. Dejar de poner excusas. Nos gusta justificarnos, esto nos ayuda a vivir con nuestras decisiones o la falta de estas. Pero la falta de consensos amplios ya no puede ser vista como una excusa válida para no tomar acción. Los acuerdos bilaterales o aun las reducciones voluntarias incrementan la presión sobre los otros países y hacen más probable un acuerdo global. La falta de acuerdos validos es una excusa cada vez menos justificable para no tomar acción.

Al igual que en lo personal, también en lo social podemos lograr pequeños triunfos que nos permitan superar el sesgo y empezar un ciclo virtuoso que no lleve a las medidas que necesitamos.

——————————————————————————

Johan Yugar (Bolivia, 1982) es un divulgador científico, lector ávido, escritor ocasional, y desde hace unos años activista ambiental. Trabaja con la fundación Futuro Cercano y el Movimiento TierrActiva, concientizando sobre la importancia del Cambio Climático y promoviendo soluciones sustentables a nuestros acuciantes problemas ambientales.

¿Existe tal cosa como la presa hidroeléctrica “perfecta”?


¿Existe tal cosa como la presa hidroeléctrica “perfecta”?

Graham Watkins

Los grandes proyectos hidroeléctricos están llenos de riesgos.  Aunque son más limpios que las fuentes de energía basadas en el carbono, tienen potenciales impactos negativos sobre el medio ambiente y las personas.  Los opositores a menudo son apasionados en sus objeciones y salen a la calle para manifestarse en contra de ellos.
América Latina necesita más energía hidroeléctrica.  ¿Hay alguna manera de hacerlo bien?

En el BID, siempre estamos buscando las lecciones aprendidas que pueden ayudarnos a llevar a cabo proyectos mejores y más sostenibles.  El Proyecto Hidroeléctrico Chaglia de 456 megavatios en el río Huallaga en Huánuco, Perú (de la Empresa de Generación Huallaga, una filial del Grupo Odebrecht) ofrece una serie de lecciones aprendidas para el desarrollo de la energía hidroeléctrica en América del Sur.

La huella global de la presa (la zona inundada y la longitud de río afectada) es relativamente pequeña en comparación con otros proyectos con una producción de energía similar.  El embalse tiene un rápido índice de renovación, lo que ayuda a mantener la calidad del agua río abajo y limita las emisiones de gases de efecto invernadero.

Solo en los primeros seis meses de funcionamiento, la presa debe compensar todas las emisiones de carbono relacionadas con la construcción.

La ubicación del proyecto evita algunos de los impactos ambientales y sociales específicos característicos de los proyectos hidroeléctricos.  El proyecto está compensando algunos medios de subsistencia locales que se verán afectados, pero nadie vive en las proximidades del lugar del proyecto.  El único reasentamiento que se necesitó fue trasladar unas pocas casas de familia unos metros para dar paso a la carretera de acceso.   El proyecto está lo suficientemente alto en los Andes para no afectar a especies de peces migratorios de larga distancia.  El embalse también está lejos de la zona protegida más cercana.  El proyecto ha creado una nueva vía de acceso a la zona, pero es poco probable que esto cambie notablemente el uso del suelo.  Las comunidades vecinas apoyan con entusiasmo la carretera dado que mejora el acceso a la salud y la educación y abre oportunidades para el comercio local.  Antes de la construcción de la carretera, no había transporte público confiable a la ciudad más cercana, y se tardaba seis horas para llegar allí desde el lugar del proyecto; hoy en día, solo se tarda una hora, y dos empresas de transporte locales han surgido para ofrecer sus servicios.

Aunque la presa ha reducido los impactos negativos y produce claramente muchos beneficios positivos, hay que reconocer el hecho de que afecta negativamente al río Huallaga.  El proyecto transformará una sección del río que fluye libremente en un lago de 17 kilómetros aguas arriba de la presa y reducirá los flujos de agua en 15,5 kilómetros de río entre la presa y la central hidroeléctrica.  Este tipo de cambios son comunes a casi todos los proyectos de energía hidroeléctrica y representan un impacto significativo en los hábitats que sostienen a las comunidades acuáticas.  La ubicación del proyecto y la naturaleza inevitable de estos impactos plantean un desafío adicional; los ríos de corriente rápida y altamente turbulentos a los pies de la cordillera de los Andes albergan a peces muy especiales.  En los estudios de referencia para el proyecto, se encontraron nuevas especies de bagre de torrente (Astroblepus) y bagre nariz de goma  (Chaetostoma). No se sabe casi nada acerca de estos tipos de peces, aunque posteriormente se comprobó que viven fuera de los límites del proyecto.  En consecuencia, el proyecto ideó un enfoque interesante e innovador para mitigar los impactos sobre los hábitats de estos peces.

El enfoque incluye:
1: estudios ecológicos de la comunidad de peces y especies nuevas;
2: uso de esta información para diseñar flujos aguas abajo para garantizar que los afluentes permanecerán conectados ecológicamente;
3: protección de los afluentes para garantizar su conservación a largo plazo; y,
4: conservación de un afluente fuera del área del proyecto como compensación acuática para compensar los impactos residuales en el río Huallaga.  La compensación acuática y los afluentes protegidos garantizarán que las especies de peces, y los hábitats acuáticos de los que dependen, se conserven a largo plazo.

En el pasado, los proyectos hidroeléctricos rara vez tenían plenamente en cuenta sus impactos en los hábitats acuáticos, ya sea en el embalse o aguas abajo de la presa. En este proyecto, hay un esfuerzo por minimizar la pérdida de hábitat mediante el mantenimiento de la conexión entre las zonas aguas abajo y por compensar los impactos residuales en los hábitats acuáticos a través de una compensación.  Los Proyectos Hidroeléctricos Chaglla y Reventazón (en Costa Rica) son los dos primeros proyectos respaldados por el Banco que utilizarán enfoques de compensación acuática.  Como tal, estamos encantados de que estos proyectos estén ofreciendo lecciones aprendidas para apoyar proyectos hidroeléctricos más sostenibles en toda América Latina.