Archivos mensuales: Sep 2014

Congreso de Responsabilidad Social Empresarial 2014


2° Congreso de Responsabilidad Social Empresarial 2014

El Observatorio de Responsabilidad Social Empresarial de la Federación de Entidades Empresariales Privadas de Cochabamba (FEPC), Fondo Verde y la Universidad Privada Boliviana (UPB), organizan el 2° Congreso de RSE en la ciudad de Cochabamba, los días 25 y 26 de Septiembre en el campus universitario de la UPB.

Los avances históricos de la RSE en Bolivia


Los avances históricos de la RSE en Bolivia

Autor: Marco Zelaya /La Paz

La Responsabilidad Social Empresarial (RSE) no es igual a la filantropía ni a los programas de marketing social, sino una forma o modelo de gestión de la compañía. En el país, se aplica en el sistema financiero.

¿RSE? ¿Qué es eso? Si se pregunta qué es la Responsabilidad Social Empresarial (RSE), incluso entre el público empresarial informado, la respuesta más frecuente es que tal concepto no es conocido y menos aplicado en la gestión de las compañías. Y la falta de información sobre la RSE era mayor a mediados de 2005, cuando ingresó al ámbito corporativo nacional.

Es frecuente que las compañías confundan la RSE con la filantropía o el marketing social, pero no es lo mismo. La RSE no consiste en regalar, por ejemplo, canchas de fútbol, pelotas y camisetas, sino que, de acuerdo con los expertos, se trata de un modelo de gestión o administración que debe ser incorporado, como expresan los especialistas, en el ADN de la compañía. Es decir, en lo que hace a diario en medio de la comunidad en la cual desarrolla sus actividades.

Según la definición canónica del Instituto Ethos de Brasil –el principal centro difusor de la RSE en América Latina-, esta “forma de gestión  está  definida por la relación ética y transparente de la empresa con todos los públicos con los cuales se relaciona, y por el establecimiento de metas empresariales compatibles con el desarrollo sustentable de la sociedad, preservando recursos ambientales y culturales para las futuras generaciones, respetando la diversidad y promoviendo la reducción de las desigualdades sociales”.

La RSE, como advierte Ethos y otros organismos especializados, no consiste precisamente en crear una oficina que ejecute, incluso con un adecuado presupuesto, obras sociales para proyectar a la compañía en su medio, sino en gestionar el negocio bajo la filosofía de integrarse plenamente al entorno social, de tal modo que sus actividades sean valoradas por sus partes interesadas o públicos de interés (stakeholders).

La RSE, ¿se aplica en el país? Hoy, con más frecuencia que antes, se difunden los resultados de políticas de este modelo de gestión que aplican, por ejemplo, Soboce, mediante la organización de los llamados Centros de Innovación Tecnológica (CITE) en diferentes capitales, y otras compañías.  Pero la institución que puede dar adecuada cuenta de la evolución de la RSE en Bolivia es la Corporación Boliviana de Responsabilidad Social Empresarial (Coborse), que no sólo impulsó los primeros pasos de esta forma de efectuar negocios, sino que ahora presencia la llegada de la RSE a las políticas públicas. Algo impensable hace algunos años.

Los inicios

Como todo lo que comienza, el primer tramo de la historia de la RSE en Bolivia, en 2005, estuvo sembrado de dificultades, como asegura el director Ejecutivo de la Coborse, Álvaro Bazán.

“Uno de los hitos más importantes fue la decisión de la fundación Avina de promover la RSE en Bolivia; ya lo habían hecho en otros países, como Argentina y Brasil, pues resolvieron hacerlo en toda América Latina”, afirma Bazán. En esta primera fase, también el PNUD se comprometió en esa difícil tarea.

¿Cómo posicionar un nuevo modelo de gestión desconocido? “Al principio, el término (RSE) en sí mismo era desconocido para la mayoría de la gente y ni qué decir de las empresas; íbamos a las empresas y les decíamos que impulsábamos la RSE y la gente decía ‘muy bien, pero ¿de qué se trata?”, rememora Bazán.

La estrategia que se aplicó fue profundizar en los conocimientos de RSE, mediante un cercano contacto, gracias a Avina, con las experiencias en Brasil y Argentina; simultáneamente, se creó una red de instituciones, en la cual participaban, por ejemplo, la Universidad Católica Boliviana “San Pablo” y la petrolera Repsol, entre otras empresas, que se comprometieron a impulsar la RSE en Bolivia.

En todo ese proceso, jugó un rol esencial, explica Bazán, el Instituto Ethos de Brasil, que entonces tenía un presupuesto anual de ocho millones de dólares. Por tal razón, la Coborse promovió visitas de empresas, ejecutivos y periodistas a la sede de Ethos, en Brasil, para que se profundizara sobre el nuevo modelo de gestión.

En un siguiente y fundamental paso, se inició la etapa de producir contenidos locales de RSE y también a adaptar manuales de gestión empresarial producidos por la brasileña Ethos. Entre los documentos, figuran, por ejemplo, un estudio sobre el contenido de RSE en los medios de comunicación o una evaluación sobre la aplicación de este modelo administrativo en instituciones micro financieras, entre otros.

“Como cualquier empresa entiende esto como procesos de gestión, tenías que transformar el lenguaje de la RSE en manuales de gestión para la compañía. Además, en esa época fuimos muy prolíficos en hacer talleres y encuentros, pues la gente estaba interesada y tenía mucha disponibilidad para asistir a  ellos; hicimos muchos seminarios en Santa Cruz y La Paz, entre otras ciudades”, afirma Bazán.

Sin embargo, en 2006 el trabajo de promover la RSE se estancó, debido a la crisis internacional. Además, las empresas financiadoras consideraban que ya habían efectuado todo lo necesario para el impulso inicial y que el resto dependía de las compañías locales. Cuando la Coborse comenzaba a naufragar por falta de recursos, la fundación Kellogg le dio un soporte financiero para cuatro años, lo cual contribuyó a prolongar sus actividades.

Resurgió como política pública

El interés por la RSE renació en las empresas extractivas, de hidrocarburos y de la minería, en los últimos dos años. Pero no en la minería cooperativizada ni la local, sino en la de grandes capitales, como San Cristóbal, y de otros operadores extranjeros; resurgieron los fondos para la RSE en América Latina.

Pero lo que la Coborse no esperaba era que la RSE ingresara a la política pública. En efecto, el 19 de abril de 2013 la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI) emitió el Reglamento de Responsabilidad Social Empresarial para las Entidades de Intermediación Financiera, que es un hito, porque la RSE fue incorporada a la política de Estado en un área de máxima regulación como el mercado financiero.  

Esta norma define a la RSE como la “forma de gestión de la Entidad de Intermediación Financiera (EIF) orientada a actuar en beneficio de sus partes interesadas en cuanto a sus expectativas económicas, sociales y ambientales, construyendo el desarrollo sostenible en el marco del giro del negocio y actividades que realiza la EIF”.

Las partes interesadas o públicos de interés son los empleados, los proveedores, los accionistas y todas aquellas personas naturales o jurídicas interesadas en el desempeño social de la EIF.

Además, la norma establece seis lineamientos de RSE que las entidades deben observar: rendición de cuentas ante la sociedad en general; transparencia; comportamiento ético; respeto a los intereses de las partes interesadas; respeto a las leyes y respeto a los derechos humanos.

Las instituciones financieras, además, tienen que presentar un balance social, que refleje el cumplimiento de las metas de RSE.

“Es un reglamento de vanguardia, bien hecho y se basa en la ISO 26.000. Obliga a todas las entidades de intermediación financiera reguladas por la ASFI a aplicar políticas, a gestionar la RSE y a ser evaluadas después”, explica Bazán. El cumplimiento de la norma de RSE es habilitante para la entidad financiera, es decir, tiene que cumplirla para seguir en el negocio de intermediación.

La ASFI también emitirá en breve un reglamento mediante el cual se regula la función social –establecida en la Constitución Política del Estado- de las entidades financieras, que complementará el reglamento sobre RSE.

“Esto es impresionante. Es un hito y es un sueño también, porque no se ha dado en el sector de la construcción ni de las telecomunicaciones, sino para el sector más regulado de Bolivia, el que sí o sí cumple la norma, que es el sector financiero”, dice Bazán.

Lo ideal, sin embargo, es que más empresas apliquen la RSE en el país. Lo que se precisa, por ejemplo, es que un banco  promueva el desarrollo integral mediante la gestión de sus negocios, como la colocación de créditos productivos y para la vivienda social o que profundice la inclusión y la educación financiera, aunque finalmente no haga campañas.

Ése es el desafío que viene para la RSE.

Empresas bolivianas ingresan en la cultura de la RSE


Empresas bolivianas ingresan en la cultura de la RSE

Autor: Raúl Serrano 

La pertinencia de ser una empresa responsable socialmente es entendida por empresas de diferentes rubros, pero las más avanzadas son las que vienen de una tradición del cuidado por su carácter extractivo, aunque en los últimos 10 años también ingresaron otras industrias que destacan por su eficacia en la Responsabilidad Social Empresarial (RSE), sustenta  Álvaro Bazán, director ejecutivo de la Fundación Corporación Boliviana de RSE (Coborse).

Entre éstas, la industria financiera, cementera, servicios petroleros, telecomunicaciones y otras como Coca Cola, Fideos La Coronilla, Guabirá, Coboce, las mineras Manquiri y Santa Lucía, Batebol, Cerámica Guadalquivir, entre otras ya desarrollan con compromiso y  acierto RSE, señala Bazán.

Por su parte, Víktor de los Heros,  presidente del  Instituto Boliviano de Normalización y Calidad (Ibnorca), asegura que hace varios años se viene desarrollando RSE en el país, en muchos casos de manera aislada y en otros a semejanza de la filantropía, que desde su punto de vista también desarrolla acción social. Asume que se está siguiendo el camino correcto pero no a la velocidad que debería darse.

Por su parte, Diana Sabillón, gerente de RSE del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), menciona que desde su inicio en Bolivia, la RSE es desarrollada por iniciativa de grandes empresas seguidas  por las de menor tamaño. “Si bien no se tiene datos oficiales sobre la inversión en RSE, algunas empresas grandes declaran que el 10% de sus utilidades estimadas en un millón de dólares son destinadas a estas actividades”, dice.

En esa línea,  Heiver Andrade, ejecutivo de la Fundación Avina, argumenta que la responsabilidad social no se mide, ni debe medirse por la inversión sino por los impactos positivos generados desde el punto de vista social o ambiental.
Por ejemplo, considera que si una empresa invierte $us 1 millón y en contrapartida contamina el Río Piraí u otras fuentes de agua de la ciudad, el millón no llega a servir de nada.

Entonces, es importante que las empresas asuman conciencia de cómo deben gestionar la mitigación de sus actividades negativas a la hora de producir y poner a la venta sus productos.

Asimismo, considerar el tema de la pobreza, a la hora de hacer inversión social, evitando la filantropía cortoplacista e impacto mediático y pensar en formas innovadoras de generar riqueza en la base de la pirámide.

“Entre lo alternativo están los negocios inclusivos, que son  formas innovadoras de generar una cadena de negocios sostenibles en favor de familias de escasos recursos económicos. A su vez,  las empresas también se fortalecerían mejorando su cadena de valor”, expone Andrade.

Para Sabillón, esa situación ya es perceptible con Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes), que nacen con un compromiso de RSE, llevando sus operaciones de manera más responsable con la sociedad y medio ambiente.
Y paralelamente las industrias hidrocarburíferas, de telecomunicaciones, eléctricas, comercio, servicios, mineras, entre otras que impactan favorablemente en sus áreas de acción con proyectos de RSE.

Bajo esos parámetros, el comité de la Fundación Amigarse, diagnostica que el caminar de la RSE, desde hace 10 años continúa alineando empresas en su modelo de gestión. Y esto obedece a una tendencia de atender el calentamiento global y la pobreza que preocupa a todos.

La evidencia de esa preocupación y reflexión se verá en Río + 20, evento que marcará las nuevas tendencias como economía verde, economía inclusiva, nuevos paradigmas del cuidado y de los bienes públicos, temas que después se escuchará hablar con mayor frecuencia.

En concordancia, Andrade menciona que no se puede dudar de la reflexión global sobre los desajustes que existen en el planeta y el riesgo que tiene la especie humana de seguir existiendo, si los modelos aplicados se mantienen. Entonces, la RSE está más vigente que nunca, dado que todos los problemas mencionados recuerdan diariamente su importancia.

Fassil enseña a manejar flujos de caja a los emprendedores


Fassil enseña a manejar flujos de caja a los emprendedores

Con el objetivo de brindar conocimientos y herramientas que conduzcan a la toma de decisiones adecuadas en materia financiera y de negocios, el Banco Fassil inició ayer un ciclo de jornadas de educación para emprendedores 2014, en la elaboración de flujos de caja.

Los talleres que tienen carácter totalmente gratuito están dirigidos a micro y pequeños empresarios interesados en manejar y dominar esta herramienta importante para la correcta administración de los ingresos y egresos del negocio, reportó la entidad en una nota de prensa.

Las disertaciones se iniciaron este lunes 1 de septiembre en la ciudad de La Paz y se extenderán en los siguientes días a El Alto, Tarija, Sucre, Potosí, Montero y Santa Cruz, anticipó la entidad financiera.

COCHABAMBA En Cochabamba el curso será impartido el próximo miércoles 3 de septiembre (mañana) en las oficinas de Cadeco, informó la institución.

El flujo de caja es una herramienta indispensable en todo negocio.

Aprender a manejarlo, dominar y practicar a diario el uso que tiene, permite al emprendedor saber cuánto dinero recibió y a qué destinó los fondos.

Esto implica comprender qué cantidad de recursos es posible manejarlos adecuadamente, explicó Fassil.

Es importante que los ingresos y egresos que generará cualquier negocio a partir del flujo de caja puedan ser manejados adecuadamente para beneficio del emprendedor dice la entidad financiera.

http://www.opinion.com.bo/opinion/articulos/2014/0902/noticias.php?id=137808

Sanitizadores IAB: enfoque de salud y medio ambiente


Sanitizadores IAB: enfoque de salud y medio ambiente

Presentar un sanitizador que por su carácter bactericida contribuya con la salud, es un gran mérito; que el producto tenga aromas que ayuden a hacer frente al estrés mediante la técnica de la aromaterapia es doblemente meritorio; que además la empresa ayude con conocimientos científicos a los proveedores y consumidores, y que se convierta en un apoyo con el medio ambiente es ya un mérito exponencial.

Ésas son justamente las características de los sanitizadores Hyggelig (sentirse bien, en danés), elaborados por la microempresa IAB SRL, y por ello, su representante legal, Jacklyn Vanessa Bustamante, se hizo merecedora de un premio de 10.000 bolivianos por parte del concurso EmprendeIdeas, de la Sociedad Boliviana de Cemento (Soboce).

Se trata de un producto en tres versiones: eucalipto (azul), menta (verde) y romero (rosado), logrados por IAB, en base a aceites esenciales y destinados a todo público, pero sobre todo a personas que trabajan en oficinas y relaciones interpersonales y que por esta razón pueden estar sometidas a una situación constante de estrés y disponer de poco tiempo.

El truco es un producto que, además de eliminar bacterias gracias a su alcohol en gel al pasárselo por las manos, despida un aroma agradable que contribuya a relajar el cuerpo y crear una sensación de paz y bienestar.

Así, según explica la emprendedora, el de menta sugiere concentración y focalización en el trabajo; el de romero, renovación y sensación de ligereza e ideas frescas, y el de eucalipto, sensación de salud, ideal para una persona refriada que necesita trabajar.

El aroma es logrado gracias al aceite esencial de productos naturales cuando el común de los sanitizadores tiene aromas artificiales.

En el caso del eucalipto, el aceite es logrado por campesinos de Sacaba, que logran el aceite mediante máquinas de extracción, y gracias a un convenio, pasan el producto a la Universidad Mayor de San Simón (UMSS), que someterá el aceite a procesos de refinación, para su posterior oferta.

Es de allí que IAB compra el aceite y lo somete a un nuevo proceso de dosificación y mezclas con el alcohol en gel y otros productos en sus talleres de Vinto. Los aceites de romero y menta se obtienen de otras microempresas. El resto del proceso es el mismo.
Según cuenta Bustamante, el aporte de IAB en esta fase es un proceso de información y orientación hacia ambos lados de la cadena de producción, es decir, se imparten conocimientos a los campesinos de Sacaba y a las microempresas para mejorar el proceso de extracción para incrementar la calidad del aceite, y del otro lado, se hacen orientaciones de almacenamiento idóneo a las farmacias, para no bajar la calidad del producto, y otras recomendaciones de uso al consumidor final.

Por ahora, el sanitizador es un proyecto que se afina con EmprendeIdeas y probablemente estará en el mercado a fin de año.

EMPRENDEDOR IAB SRL

Integrantes
• IAB SRL es una sociedad conformada por cuatro amigos compañeros de universidad: los ingenieros químicos Jacklin Bustamante López (quien presentó el proyecto a EmprendeIdeas), y Javier Calvo, y los ingenieros industriales Karen Bustamante López (hermana de la primera) y Marco Padilla.
• Tienen su empresa en Vinto y su mercado se extiende a Quillacollo y Colcapirhua.

Productos
• IAB SRL tiene dos líneas. En la primera están los productos de limpieza, con la marca Eficaz (detergentes para vajillas, limpieza de pisos y champú para hidrolavado de autos).
• En la segunda línea, la de cosméticos, aparecen el ya conocido sanitizador Hyggelig, el gel fijador y el jabón líquido sin aceites.

Eco salud
• IAB SRL maneja el lema “Responsables con tu salud y el medio ambiente”.
• Por ello, en el tema de salud, hay un esfuerzo por evitar utilizar conservantes no permitidos. El producto tiene aloe vera y glicerina para contrarrestar el efecto que se pueda tener alcohol etílico.
• También se orienta a las farmacias para que guarden el producto en lugares frescos y no por mucho tiempo.
• En cuanto a medio ambiente, la línea Hyggelig ofrece a los grandes consumidores la posibilidad de devolver los envases vacíos a fin de hacerles una rebaja de la siguiente compra. Estos envases no son reutilizados por la IAB: se las destina a las dos microempresas de reciclaje que existen en Vinto.
• El sanitizador Hyggelig estará en el mercado con regularidad a fin de año, pero quienes deseen hacer su pedido expreso o adquirir cualquiera de los otros productos de la línea Eficaz, pueden dirigirse a la calle Rosas dos cuadras al norte de la carretera a Oruro o llamar a los teléfonos 70724923, 73788427 o 77995267.

Por Luis Fernando Avendaño – Los Tiempos – 1/09/2014